En Madrid existen cámaras de vigilancia capaces de identificar personas

0
(0)

La capital de España es una de las más vigiladas del mundo. Madrid cuenta mayor cantidad de cámaras en la vía pública, por detrás de Londres, Berlín, Varsovia y Viena. De acuerdo a un estudio, la capital tiene 4,42 dispositivos por cada mil habitantes, y algunos cuentan con sistemas de inteligencia artificial.

Por ejemplo, el recinto ferial de Ifema es uno de las zonas más concurridas de Madrid, ya que pasan alrededor de cuatro millones de personas anualmente. Por tanto, el lugar cuenta con cámaras inteligentes capaces de identificar a personas comparando la imagen de la cámara con las incluidas una base de datos.

Centros comerciales, estaciones de transporte y casinos son algunos ambientes de Madrid donde ya están funcionando cámaras con algún tipo de inteligencia artificial. Pero, ¿en qué consiste? Según Luciana Monzon, portavoz de Reviewbox, la tecnología en el sector de videovigilancia se ha extendido rápidamente en 2019, ya que las soluciones de seguridad que ofrecen tiene mayores posibilidades y funcionalidades.

“Gracias a las cámaras de vigilancia integradas con un software de análisis de vídeo con inteligencia artificial, disponemos de una variedad de funciones, no solo orientadas a la seguridad y vigilancia, también al control de calidad, retail, entre otros. Los sistemas más sofisticados hacer reconocimiento facial de todos los usuarios, por ejemplo”.

Por otra parte, la inteligencia artificial también puede localizar en tiempo real a fugitivos, coches robados, detectar infracciones de tráfico, etc. Reconoce vehículos por marca, modelo, color. Asimismo, puede detectar situaciones de emergencia de forma autónoma.

Estas cámaras cuentan con múltiples ventajas. Sin embargo, según las fuentes del sector, muchos clientes no quieren desvelar que usan este tipo de tecnología porque inquieta y evoca a un control totalitario. Los críticos señalan que estos aparatos podrían ser una tecnología perfecta para que líderes autoritarios perpetúen sus abusos de poder, como controlar a los asistentes a protestas, por ejemplo.

San Francisco, cuna de la revolución tecnológica, es un ejemplo del evidente temor. En mayo de este año fue la primera gran ciudad de Estados Unidos en prohibir estas cámaras. Sus autoridades locales, advirtieron que esta situación debía ser vista como un mensaje de alerta a los demás.

En Madrid, una de las pocas empresas madrileñas que ha revelado el uso de cámaras con reconocimiento facial es la gestora de la Estación Sur de Autobuses. Por iniciativa propia, sus responsables destacaron las ventajas de este tipo de tecnología, explicando que ha servido para espantar a carteristas y otros delincuentes. En 2010, la estación tenía cinco incidentes al día. Mientras que en todo 2019 hasta julio solo había tenido siete.

Según Miguel Ángel Gallego, cuando desapareció Diana Quer, en 2016, no tenían la tecnología completamente instalada en la estación, y la investigación tomó más tiempo. No obstante, con las cámaras de reconocimiento facial se habría reducido todo. “Fue un tiempo que los agentes se podían haber ahorrado cerrando esa línea de investigación”, dice Gallego.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre