jueves, 13 junio 2024 |

Actualizado a las

17:38

h CEST

Contacto  |  Publicidad   | 
26.3 C
Madrid

Una investigación revela que las tasas de mortalidad excesiva siguen altas en occidente, tres años después del inicio de la pandemia

En 2021, las muertes excesivas aumentaron a 1.256.942, casi un 14% por encima de lo proyectado.

Un análisis exhaustivo de los datos de 47 países ha revelado que las tasas de mortalidad excesiva han permanecido elevadas en Occidente durante tres años consecutivos desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. 

Este estudio, publicado en la revista ‘BMJ Public Health’ y liderado por Saskia Mostert del departamento de Oncología Pediátrica en el Emma Children’s Hospital de Ámsterdam, Países Bajos, resalta la preocupación persistente por las elevadas cifras de mortalidad a pesar de las medidas de contención y la disponibilidad de vacunas.

Los investigadores destacan que, a pesar de los esfuerzos globales para controlar la pandemia mediante confinamientos, distanciamiento social y programas de vacunación, el exceso de muertes sigue siendo significativo. 

Según la comunicación, el objetivo del estudio fue evaluar la eficacia de las respuestas a la crisis sanitaria a través del análisis de la mortalidad excesiva, definida como el número de muertes superiores a lo esperado en un periodo específico entre enero de 2020 y diciembre de 2022 en Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda.

Utilizando el modelo estadístico de Karlinsky y Kobak, que toma en cuenta datos históricos de muertes desde 2015 hasta 2019, así como variaciones estacionales y tendencias anuales, los investigadores calcularon un total de 3.098.456 muertes excesivas en los países analizados. 

En 2020, 41 países (87%) informaron exceso de muertes, cifra que aumentó a 42 países (89%) en 2021 y a 43 países (91%) en 2022.

El primer año de la pandemia, 2020, cuando se implementaron estrictas medidas de contención, registró 1.033.122 muertes adicionales, un 11,5% más de lo esperado. 

En 2021, con la introducción de las vacunas y las medidas de contención aún en vigor, las muertes excesivas ascendieron a 1.256.942, casi un 14% por encima de lo proyectado. 

En 2022, cuando muchas restricciones se levantaron, pero las campañas de vacunación continuaron, se reportaron 808.392 muertes excesivas, según los datos preliminares.

Groenlandia fue el único país que no reportó exceso de muertes durante el período de 2020 a 2022. En otros países, la diferencia porcentual entre las muertes documentadas y proyectadas fue más significativa en 13 países (28%) en 2020, en 21 países (46%) en 2021 y en 12 países (26%) en 2022. 

La causa exacta de estas muertes excesivas sigue siendo incierta, ya que podría atribuirse tanto a la infección directa por COVID-19 como a los efectos indirectos de las medidas de contención y los programas de vacunación.

Los investigadores subrayan que las medidas de contención y los cambios en el acceso a la atención médica, junto con la agitación socioeconómica, pueden haber alterado la incidencia de diversas enfermedades, complicando la identificación de las causas precisas de la mortalidad excesiva. 

Además, mencionan limitaciones en sus hallazgos, incluyendo la incompletitud de algunos datos, especialmente para 2022, ya que en ciertos países el registro de muertes puede llevar meses o incluso años.

La metodología de recopilación de datos varía entre los países, y los datos utilizados no proporcionan una estratificación detallada por características como la edad o el sexo, lo que añade otro nivel de complejidad al análisis. 

A pesar de estas limitaciones, los investigadores concluyen que la persistencia de tasas altas de mortalidad excesiva en el mundo occidental durante tres años consecutivos es un fenómeno sin precedentes que requiere una investigación exhaustiva por parte de los líderes gubernamentales y los responsables de la formulación de políticas.

El llamado a la acción es claro: los gobiernos y las autoridades sanitarias deben investigar las causas subyacentes de esta persistente mortalidad excesiva y evaluar la eficacia de sus políticas de respuesta a la crisis sanitaria. 

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, enfatizó la importancia de una respuesta flexible y eficiente en una reciente conferencia: 

«Es crucial que aprendamos de estos datos y ajustemos nuestras estrategias para proteger mejor a nuestras poblaciones en futuras emergencias sanitarias», dijo.

El estudio también pone de relieve la necesidad de un enfoque coordinado a nivel internacional para abordar las consecuencias a largo plazo de la pandemia. 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha subrayado en múltiples ocasiones la importancia de la solidaridad y la cooperación entre los Estados miembros para enfrentar los desafíos comunes. 

En una reunión reciente del Consejo Europeo, von der Leyen afirmó que solo mediante un esfuerzo conjunto se podrá comprender plenamente el impacto de la pandemia y prepararse para futuras crisis.

Cinco Noticias / Lifestyle / Una investigación revela que las tasas de mortalidad excesiva siguen altas en occidente, tres años después del inicio de la pandemia

Cita esta noticia

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Cinco Noticias, Redacción. (2024, 04 junio). Una investigación revela que las tasas de mortalidad excesiva siguen altas en occidente, tres años después del inicio de la pandemia. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/investigacion-revela-tasas-mortalidad-excesiva-siguen-altas-occidente-tres-anos-despues-inicio-pandemia/

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre