El impacto del COVID-19 en las relaciones románticas

0
(0)

Con o sin pandemia, al ser humano le sigue gustando encontrarse con sus semejantes. Sabemos que hay que tener cuidado, pero la vida sin socializar nos deja un importante vacío.

Si bien la mayoría hemos aceptado que no podemos hacer grandes celebraciones, seguimos quedando con amigos de confianza para charlar sobre el día a día y relajarnos un poco. Pero ¿qué pasa con los ligues de toda la vida? En principio, las citas son seguras porque no conllevan ningún tipo de aglomeración… de ahí el dicho de “tres son multitud”.

Sin embargo, aunque no supongan un riesgo demasiado alto, lo cierto es que la pandemia nos ha puesto las cosas más difíciles.

El impacto del COVID-19 en las relaciones va mucho más allá de no poder frecuentar bares de copas y aulas de clase, que es donde siempre han surgido gran cantidad de relaciones. De hecho, incluso si se consigue coincidir con alguien interesante mientras se realiza cualquier quehacer diario, las cosas son más complicadas.

En primer lugar, tenemos las mascarillas que nos tapan la cara y cambian totalmente lo que percibe el otro de nuestra expresión. Antes, un pequeño guiño o sonrisa podían abrir la puerta a una primera conversación, mientras que ahora es mucho más probable que pasen desapercibidos por la mencionada mascarilla.

El distanciamiento social tampoco ayuda. Cuando una pareja tiene buena química o feeling, un pequeño roce o un toque inocente pueden encender la pasión que lleve a algo más. Pero a metro y medio de distancia, se elimina este factor. Nos guste o no, no dejamos de ser un homínido listo al que afectan mucho los factores más naturales.

Como es lógico, también se pierde intimidad, ya que para hablar a cierta distancia hay que alzar la voz y la mayoría de las personas dicen cosas diferentes a sus parejas actuales o potenciales en la intimidad que con público escuchando.

La pandemia también ha hecho que viajar sea más difícil. Los trenes y autobuses y sus respectivas estaciones son lugares en los que a veces surgen relaciones y si ahora se mantienen las medidas de seguridad que se deberían mantener, se pierden muchas de esas conversaciones con desconocidos.

El COVID-19 ha tenido muchos impactos negativos en la sociedad y desde luego el ligue y las citas también se han visto afectados. Sus efectos se notan especialmente cuando nos interesa salir con alguien que no está en nuestro mismo rango de edad.

Sin las restricciones por el virus, uno podía salir al tipo de locales que frecuentaba la gente que le gustaba y conseguir conocer a alguien, pero ahora dependemos de nuestros círculos más cercanos y de los amigos de amigos.

Para estas personas, las webs de citas con maduras son una bocanada de aire fresco que les permite conocer gente sin arriesgar más de lo necesario yendo a reuniones multitudinarias. En una sola web hay cientos o miles de personas, pero sin el riesgo de contagio al estar cada uno en un lugar diferente.

Finalmente, pero no menos importante, tenemos el miedo. Muchas personas viven con verdadero estrés. El virus es una amenaza seria y el martilleo constante de los medios no hace sino generar ansiedad. Se sabe que el miedo, la inseguridad y el estrés nos hacen menos atractivos ante las otras personas. Además, hace que seamos menos propensos a hablar con desconocidos y que nos limitemos a hacer lo estrictamente necesario cuando salimos a la calle. Un auténtico círculo vicioso.

Menos mal que siempre nos quedará internet.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre