lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

16:46

h CEST

22.8 C
Madrid

Home office: invierte en un monitor adicional

0
(0)

Últimamente trabajar desde casa es algo bastante común. Mucha gente busca métodos para aumentar la efectividad del trabajo en casa al menor coste posible. Cada vez más gente que trabaja en casa decide comprar un monitor adicional. No obstante, conviene saber cómo trabajar con dos monitores de forma que todos los datos se vean perfectamente y el trabajo salga fluido.

¿Por qué merece la pena comprar un monitor adicional?

Principalmente porque trabajar con varias pantallas casi siempre aumenta la productividad y el rendimiento. Es una opción especialmente rentable cuando las tareas de tu trabajo requieran comparar datos de distintas fuentes.

Hay investigaciones que han demostrado claramente que trabajar con dos o más pantallas influye tanto en el rendimiento como en la salud de los empleados. Las investigaciones también han señalado que cuanto mayor sea la diagonal de pantalla, mayor será la productividad de los empleados.

En cuanto a la influencia en la salud de trabajar en dos pantallas, se recomienda elegir monitores grandes y configurarlos adecuadamente, ya que esto prevendrá la aparición de dolores de cuello y hombros.

¿Cuándo merece la pena invertir en un monitor adicional para trabajar?

Una solución para las personas que no tienen ahorros para comprar un monitor adicional son los préstamos rápidos españa. En cualquier caso, hay que pensarse bien en qué casos está justificado tener un monitor adicional.

Según varios estudios, invertir en un monitor adicional sale rentable a las personas que trabajan con datos de distintas fuentes. Como las pantallas no cuestan un dineral ni mucho menos, seguro que merece la pena invertir en una adicional.

¿Cómo configurar el puesto de trabajo?

Si pasas mucho tiempo delante del ordenador, debes saber cómo configurar tu puesto de trabajo para que no influya negativamente en tu salud. Lo primordial es mirar a la pantalla desde una distancia segura. Esto dependerá de la calidad de la imagen y de tu vista. El factor más importante es el ángulo que se forma entre los ojos y la pantalla. En realidad, no debe haber ángulo, sino que deben estar en línea recta para no forzar los ojos.

Colocar dos monitores juntos influye mucho en la ergonomía del puesto de trabajo. También se pueden colocar en soportes regulables para adaptar el puesto de trabajo a tus necesidades. Quizás te haga falta subir o bajar la altura de las pantallas. Cuando busques una pantalla para trabajar, fíjate en los parámetros de calidad de la imagen. Solo si son lo suficientemente altos trabajarás de forma agradable y efectiva.

Resumiendo, invertir en un monitor adicional para trabajar seguro que sale rentable. La principal razón es que realizar tareas en dos pantallas casi siempre es más rápido que hacerlo solo en un monitor. Por último, no te olvides de colocar bien las pantallas para reducir la carga del cuello y los hombros.

Miguel Medina es especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Twitter | Pinterest

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre