Una guía paso a paso para lidiar con la muerte en España

0
(0)

La vida no nos prepara para afrontar la pérdida de un ser querido, aunque es uno de los mayores desafíos que todos atraviesan. Sin embargo, nuestras obligaciones, responsabilidades y las personas que nos ofrecen su cariño nos recuerdan que la vida sigue su curso y que poco a poco debemos tomar nuevamente nuestro rumbo.

Por esta razón, queremos compartir algunas recomendaciones, consejos e información esencial para ayudarte a lidiar con un momento tan difícil como lo es la pérdida de un ser querido. Así como las formas en las que cultura española homenajea a sus seres queridos fallecidos, a través de un entierro, esparciendo sus cenizas o convirtiéndolas en un diamante humano.

¿Qué hacer inmediatamente después de que un ser querido ha muerto en España?

A pesar de la conmoción que causa el hecho de afrontarse a la pérdida de una persona, es importante llevar a cabo estas acciones inmediatamente después de que una persona muere en España:

1. Llama a la policía

Contacta con la Policía Municipal de España a través del número de emergencia 092. Si la policía no se comunica con un doctor, deberás contactarlo tú para que certifique la causa de la muerte y emita un certificado de defunción. Además, es necesario contactar a un servicio funerario para que retire el cuerpo debidamente identificado.

2. Solicita el certificado de defunción

Al momento de una muerte, el último doctor que trató a la persona o aquél que confirmó la muerte e identificó el cuerpo, es responsable de emitir un certificado de defunción.

Ten en cuenta que, si la muerte se produce en un hospital, el personal administrativo de la entidad se encargará de realizar estos procedimientos. Sin embargo, si la muerte ocurre bajo circunstancias sospechosas o involucra una investigación, será necesario contar con una orden de la autoridad judicial para confirmar la muerte.

3. Registra la muerte en el registro civil

Es necesario registrar la muerte de la persona dentro de las 24 horas siguientes al suceso en el Registro Civil del Ayuntamiento Local, donde deberás informar la fecha, hora y lugar del fallecimiento. En este punto, es necesario presentar el certificado de defunción y proporcionar otros datos como:

  • Nombre y apellido del fallecido.
  • Nombres de los padres.
  • Estado civil.
  • Nacionalidad. 
  • Fecha y lugar de nacimiento.
  • Detalles del registro de nacimiento.
  • Ultimo lugar conocido de residencia.
  • Fecha, hora y lugar de la muerte como aparece en el certificado de defunción.
  • Lugar del entierro o cremación o la certificación del personal o funcionario a cargo del recinto.

Una vez que se completa el registro de la muerte, recibirás una licencia de entierro, la cual es necesaria para llevar a cabo un funeral formal.

4. Ordena el embalsamamiento del cadáver

Una vez obtenido el certificado de defunción, puedes solicitar el embalsamamiento o conservación transitoria del cadáver en las 24 horas siguientes a su fallecimiento, a menos que haya sido sujeto a una autopsia, donde este proceso se puede llevar a cabo inmediatamente después. De hecho, el cadáver debe someterse a este proceso de conservación si no puede ser enterrado dentro de las 96 horas posteriores a su muerte.

En algunas comunidades autónomas, el cuerpo debe permanecer 24 horas en el domicilio mortuorio antes de ser cremado, enterrado, o trasladado a cualquier recinto, dentro o fuera de la comunidad autónoma.

Tradiciones funerales y costumbres en la cultura española

En España, todo el proceso funerario ocurre muy rápido, ya que, en muchas regiones, es obligatorio cremar o enterrar el cuerpo dentro de las 24 horas después del fallecimiento. Algunas personas antes de morir expresan sus deseos de cómo quieren ser conmemorados y éstos deben ser respetados por la familia.

Entre las costumbres funerarias de la cultura española podemos mencionar:

Funeral

Los servicios funerarios en España pueden tener una connotación religiosa, que incluye una misa en honor al fallecido. Además, el cuerpo permanece embalsamado en una especie de recinto preparado para que los allegados puedan ver el féretro y darle un último adiós. Normalmente, existen seguros funerarios que incluyen este tipo de gastos.

Entierro

En España, es muy común la figura de los nichos funerarios, donde una familia puede alquilar un nicho donde va insertado el ataúd, en vez de enterrarlo bajo tierra. Es posible reservar estos espacios por una serie de años y una vez que el período culmina, el cuerpo es dispuesto en una fosa de entierro común.

Cremación

La cremación es una práctica que cada vez toma más auge, principalmente porque su precio es más bajo que un entierro y porque la familia del difunto puede disponer de las cenizas de diferentes formas. De hecho, España tiene el más alto cantidad de hornos crematorios en Europa.

La creación de un diamante humano, urnas biodegradables para hacer crecer un árbol o retratos hechos con cenizas son algunas de las ideas para disponer de cenizas de cremación en España.

Conmemora una vida bien vivida con un diamante humano

Guardar con nosotros un recuerdo eterno de nuestro ser querido fallecido significa mucho en momentos tan difíciles como éste. Por esta razón, muchas familias llevan a cabo ideas muy originales para honrar la vida de un ser amado. Una de las más populares es elaborar un diamante humano a partir de las cenizas de cremación.

Gracias a los avances tecnológicos, es posible elaborar un diamante humano, ya que los diamantes naturales están compuestos por carbono puro. Este elemento lo podemos encontrar en los restos humanos como cabellos o cenizas.

El proceso de creación de un diamante humano consiste en extraer el carbono de los restos y purificarlo al máximo, eliminando cualquier tipo de residuos o metales pesados hasta que se convierta a un grafito.

Luego, este grafito se coloca en una cámara especial donde se somete a elevadas temperaturas y presión, simulando las condiciones de la bajo las cuales se forman los diamantes naturales. De esta forma, se cristaliza el carbono de los restos de cremación para crear un diamante humano.

Un diamante humano es un recuerdo eterno que puede ser incrustado en una joya o anillo conmemorativo para simbolizar el brillo y pureza de una vida cargada de recuerdos e innumerables momentos.

La transformación de las cenizas en diamantes humanos se produce en un periodo de 3 a 9 meses, dependiendo del tamaño y del color del diamante humano que se vaya a crear.

Conclusión

España es un país con un servicio funerario muy eficiente, ya que cuenta con múltiples instituciones y seguros que pueden hacerse cargo de una situación como éste. Sin embargo, lo más importante para afrontar este tipo de eventos es mantener la unión entre todos los seres queridos para llevar a cabo una despedida digna, acorde con la personalidad y deseos de la persona fallecida, a través de un entierro, esparciendo sus cenizas o creando un diamante humano.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre