Cómo elegir el mejor método de depilación

0
(0)

Son muchas las personas que deciden deshacerse del vello de su cuerpo. En los últimos años se han ido popularizando nuevas técnicas de depilación que hacen cada vez más sencillo acabar con el pelo en distintas partes del cuerpo. De esta manera, los usuarios y usuarias pueden elegir entre tecnología láser, cera o rasurado. En este artículo veremos las principales ventajas y desventajas de cada método para poder elegir el que mejor se ajuste a las preferencias de cada usuario o usuaria. Asimismo, veremos los cuidados de los que debemos echar mano tanto para la depilación láser piernas completas como la aplicación de cera en partes especialmente sensibles.

Depilación láser

Se trata probablemente de la gran revolución en materia de depilación. El deseo de no volver a ver pelos en una determinada zona es posible gracias a esta tecnología. Asimismo, al poder realizarse en cualquier parte del cuerpo, se puede obtener una depilación definitiva axilas, ingles, piernas o zonas faciales.

La ventaja principal que ha conquistado a los usuarios y usuarias es la promesa de deshacerse del vello corporal de forma casi definitiva. Esto además de ahorrarnos la preocupación de tener que depilarnos de forma periódica también hace posible que dejemos de someter la piel a métodos de arranque agresivos. Por otro lado, son muchas las personas que optan por este tipo de técnicas para evitar los molestos pelos enquistados. Al retirar el pelo de raíz de forma definitiva, se evita que los pelos débiles queden por debajo de la piel produciendo los característicos granos con pus.

Un factor que diferencia esta técnica de otras es su precio, que hasta ahora se había mantenido elevado. Sin embargo, en los últimos tiempos los costes se han visto reducidos, por lo que hoy en día es posible acceder a este tipo de servicios de una forma más económica. Además, cada vez son más las empresas que ofrecen promociones que se ajustan a las necesidades de cada persona.

Al someterse a un proceso de depilación láser los profesionales recomiendan evitar la exposición solar durante el tratamiento, por lo que es conveniente realizarlo durante los meses de invierno.

Cera

Hasta que se implantó la tecnología láser la cera era probablemente la opción de depilación más popular. Se trata del método más rápido y duradero entre las técnicas de arranque. Al eliminar hasta el vello más pequeño y fino, se obtienen resultados óptimos durante varias semanas. No obstante, la gran desventaja de este sistema es el dolor que produce, así como las posibles irritaciones que puede ocasionar en la piel.

Se recomienda exfoliar la parte del cuerpo los días previos a la depilación para que la cera sea más efectiva. Asimismo, no se debe exponer la zona depilada al sol durante las horas posteriores a la sesión.

Por otro lado, para eliminar los restos de la cera que puedan quedar adheridos a la piel es recomendable aplicar un algodón con aceite. Además, echarle agua fría a la zona afectada no solo calmará las posibles irritaciones, sino que además ayudará a cerrar los poros abiertos.

Cuchilla

El rasurado ha sido la opción más fácil para aquellas personas que buscaban resultados rápidos y sin dolor. Se trata de un sistema cómodo y que solo requiere de unos minutos para realizarse, por lo que ha sacado de apuros a muchas personas que necesitaban deshacerse del vello en poco tiempo. La principal desventaja de este método es su reducida durabilidad. Al cortar el vello, este tarda en salir muy pocos días, por lo que suele ser necesario repetir la operación de manera frecuente. Por otro lado, al rasurar de una vez todos los pelos, estos vuelven a crecer a un mismo tiempo, por lo que en ocasiones da la sensación de generar más cantidad.

Si se opta por ese sistema, es recomendable la aplicación de un gel o crema de afeitado previo. De esta manera, la cuchilla se desplazará suavemente por la superficie de la piel y se evitarán molestos cortes. Por otro lado, deben desecharse las cuchillas que estén viejas u oxidadas, ya que pueden ser peligrosas para nuestra salud.

Sea cual sea el método elegido, es conveniente seguir un par de consejos para mantener la piel en buenas condiciones. Por un lado, es fundamental asegurar una buena hidratación tanto por dentro como por fuera. Para ello, es recomendable beber abundante agua a lo largo del día, sobre todo, durante los meses de verano. Por otro lado, deben aplicarse cremas y lociones que eviten la sequedad de la piel. De esta manera no solo estaremos haciendo que nuestro cuerpo luzca con más vitalidad, sino que también se estarán contrarrestando los efectos negativos de la depilación, que suelen conllevar la sequedad excesiva de la zona afectada.

Por último, no debemos olvidarnos de cuidar la circulación sanguínea. Mantener las piernas en alto durante unos minutos al día hará que contribuyamos a mejorar el bienestar físico.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre