El futuro está aquí: casas que anticipan los deseos de sus dueños

-

Las viviendas ya nunca serán iguales. Las casas con domótica o inteligentes ya son una realidad y tienen la capacidad de pensar por el humano. Esto ocurre, por ejemplo, si un sensor del inmueble detecta una fuga de gas. En ese caso, la propia casa puede tomar la decisión de cerrar la válvula, cortar el servicio eléctrico y avisar a través del móvil a su dueño.

No se trata del llamado “Internet de las cosas”. Es un concepto mucho más antiguo que busca calar de nuevo en países como España, donde muchas personas desconocen de qué tratan este tipo de sistemas.

Pero los ajustes no se refieren solo al área de la seguridad, sino que también abarcan otros aspectos para la comodidad de sus habitantes. Esto se puede resumir con otro ejemplo: El dueño llega y, con solo presionar un botón del mando a distancia, la alarma se desconecta, la cerradura se abre, se habilita el paso de agua y se conectan los enchufes.

Trabajo coordinado

Según la opinión de Enrique Barrera, director de la firma HogarTec, las posibilidades que tiene una casa abarcan estas y muchas más.

“Todo funciona en coordinación, como si se tratara de un organismo vivo”, comenta Barrera. La domótica tiene la capacidad de controlar todos estos elementos: alarmas, sistemas de ventilación, climatización, iluminación, toldos, persianas, cortinas o hasta las energías renovables, si fuera el caso.

Todas estas prestaciones se fundamentan en que son manejadas por un solo sistema y no por sistemas separados, que no dejaron buenos resultados en el pasado.

Interfaz a la medida

Sobre estos controladores, David Alvira, gerente comercial de ID Domótica, explica que cada interfaz es diseñada a la medida para cada vivienda.

“Esto es posible hacerlo a través de una app, con la voz o con un pulsador especial. Los principales elementos ya pueden integrarse de forma inalámbrica”, informa por su parte David Batlle, de la compañía Domoticus.

La pregunta que surge se relaciona con el precio de los equipos y el sistema a utilizar. Esto depende de la cantidad de elementos a integrar, si se trata de una reforma o es un proyecto hecho a medida.

Los costes pueden ir desde los 2.000€ o 5.000€, hasta cifras que pueden superar los 150.000€.

Calificación: 5/5 (1 votos)