lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

14:10

h CEST

22.8 C
Madrid

7 curiosidades sobre los ascensores

0
(0)

Si bien son hoy una herramienta común usada por muchas personas, los ascensores no siempre fueron como los actuales. Repasando su pasado y su presente, podemos recopilar unas cuantas curiosidades que la mayoría no conoce y que harán que todos aprecien más esta magnífico invento que tanto tiempo y esfuerzo a ahorrado a lo largo de su historia.

1. Inventos más antiguos de lo que se cree

Cuando se piensa en ascensores se suelen asociar con la actualidad. Sin embargo, los ascensores llevan en la sociedad humana desde la época de la Antigua Roma, en el siglo I a.C. Estos se ubicaban en el Coliseo, y era movido gracias a un sistema de poleas y al trabajo de los esclavos, por tracción animal o agua. Se calcula que el coliseo había unos 24 ascensores que también eran empleados para transportar personas.

Los ascensores de la actualidad manejan una gran tecnología y variedad en el diseño, como es el caso de Artic Ascensores, un ejemplo de cómo han avanzado los ascensores modernos.

2. El ascensor más rápido

Está ubicado en la ciudad China de Guangzhou, en el rascacielos Guangzhou CTF Finance Centre. Este tiene la capacidad de viajar 75 kilómetros por hora, siendo la velocidad promedio de los ascensores comunes los 32 km por hora. Se terminó de construir en el año 2020, y la principal dificultad era lograr que el ascensor viajara a dicha velocidad sin provocar efectos secundarios durante el viaje.

3. Ascensor que llegue al espacio

Por muy poco realista que suene, la idea de que un ascensor que llegue hasta el espacio podría estar más cerca de lo que pensaría la mayoría. Investigadores de la Universidad de Shizuoka, en Japón, fueron los que propusieron este ambicioso proyecto, que consiste en un ascensor que conecte la Tierra con una estación espacia, lo que haría los viajes espaciales algo mucho más sencillo y popular para el público.

Este ascensor podría alcanzar los 200 kilómetros por hora por lo que tardaría en llegar a la estación espacial ocho días desde su despegue. Tendría una longitud de unos 96.000 kilómetros de y el coste total será de unos 78 millones de euros.

4. Ascensores a vapor

Con el desarrollo de la tecnología, los ascensores a vapor fueron una realidad en el año 1880. Estos se encontraban en varias fábricas en Inglaterra, pero sus costos eran muy elevados, y con la aparición de la electricidad fueron desapareciendo.

5. Separados como los dados

Es frecuente que las personas eviten el contacto con otros usuarios en la misma cabina. Esto se debe al reducido espacio, pues las personas sienten que están invadiendo su espacio personal. Lo curioso de esto es que se sigue un patrón similar a las caras de un dado: en el centro si viaja una sola persona, en las esquinas si son dos, formando un triángulo si van tres, y así sucesivamente. A esto se le conoce como “esquema de los dados.

6. La música tan característica

La música tan característica de los ascensores fue compuesta en 1910 por un general de división, George Squier, quien bautizo la melodía como Muzak, que combina las palabras Música y Kodak, pues le gustaba como sonaba esta marca. La función de esta música era relajar a los usuarios en la cabina, pues en esos años los elevadores eran mucho más lentos.

Con el paso del tiempo se descubrió que los que usaban ascensores no eran los únicos que se beneficiaban de esa música, pues era usada en peluquerías, consultas médicas, centros comerciales y lugares de trabajo, llegando a ser usaba en la Nasa para relajar a los astronautas. Muzak tuvo tanto éxito que inspiró un nuevo género: la música ambiental.

7. Función de los espejos  

La mayoría de los elevadores tienen un espejo. La mayoría puede pensar que la función de este es que los usuarios se retoquen el maquillaje o el peinado, aunque esto poco tiene que ver con la realidad. La función de los espejos es evitar o minimizar el efecto claustrofóbico que un espacio tan pequeño puede generar a varias personas, entretener a los usuarios y evitar que se sientan solos en la cabina, pues en 1957 desaparecieron los ascensoristas con la llegada de las puertas automáticas.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre