Consejos a tener en cuenta para una mudanza sin estrés

4
(1)

Grandes cantidades de cajas, embalaje y muchísima paciencia. Estos son los ingredientes perfectos a la hora de hacer una mudanza. Estamos viviendo los últimos meses del año y las ganas de cambio en muchas personas son latentes. Propósitos de nuevo año que se deben cumplir a última hora o darle un giro radical a nuestra vida cambiando de casa son algunos ejemplos de las situaciones que están viviendo una gran cantidad de personas. En las grandes ciudades, debido a la variedad de precio de las casas, es normal que las personas decidan abandonar el hecho de alquilarse un hogar para encaminarse hacia la compra de un piso. Hacer una mudanza en Madrid es un ejemplo de estrés, puesto que además del caos que supone hacer una mudanza, encontramos el tráfico de una ciudad grande. Para ello, en este artículo destacaremos algunos tips para que el proceso no termine con nuestra salud mental.

La organización y el tiempo en una mudanza son clave

Los psicólogos no dudan en afirmar que hacer una mudanza es la tercera causa del estrés después del duelo y los despidos en el trabajo. Seguramente muchas personas desconocen cuán agobiante puede llegar a ser el proceso de mudanza, pero basta con seguir algunos consejos para que este proceso no sea tan angustioso. Debemos pensar en la mudanza como en una nueva etapa llena de ilusión y nuevas aventuras.

Hacer una mudanza en Barcelona o en otra ciudad grande, implica meter en las cajas todos los objetos que hemos almacenado durante este tiempo y por ello, se recomienda delegar todo este proceso a una empresa de profesionales que se encargue de ello. Evidentemente, no es lo mismo hacer una mudanza en Zaragoza o alguna ciudad más pequeña que en alguna grande como Valencia o Barcelona. Por ello, debemos tener en cuenta en primer lugar este aspecto.

Por otra parte, el siguiente consejo se centra en el tiempo, más bien en la organización. En este sentido, hablamos de que, si la mudanza está prevista para un día concreto, lo que debemos hacer es prever con antelación todo el embalaje de objetos. Debido a que el horario laboral nos consume una importante cantidad del tiempo, debemos invertir los días libres que tengamos como los fines de semana para poder ir trabajando en ello. Lo más idóneo es coger un calendario e ir marcando las fechas en las que empezaremos y terminaremos el proceso.

El siguiente consejo se basa en un aspecto más interior. Paciencia, calma y una actitud muy positiva a la hora de realizar el proceso. No nos servirá de nada que nos estresemos ni antes, ni durante, puesto que de esta manera nos agobiaremos y nos bloquearemos. Hay que tomárselo con calma y para ello, un tip muy útil es hacer sesiones de yoga o mindfulness durante los ratos libres para calmar nuestra ansiedad.

Antes de que marquemos un día de finalización, tenemos que hablar previamente con la empresa de mudanzas para que también coordinen su agenda con las nuestras. El timing es crucial, para así evitar que nos quedemos llorando y con ansiedad rodeados de cajas.

Por otro lado, tendremos que analizar cómo será nuestra nueva casa. En este sentido, nos referimos a que, si es más grande que la anterior no habrá problema, pero si es de menor tamaño nos encontraremos ante el hecho de tener que seleccionar qué objetos desecharemos. Por ello, en caso de que sea de menores dimensiones, tal vez sea el momento de comprar un sofá nuevo más pequeño o un mobiliario distinto. El cambio será aún mayor. Para aquellos objetos que decidamos transportar, deberemos almacenarlos y protegerlos con cuidado para evitar roturas y desperfectos. Hay que usar plástico de burbujas o fundas de este material para poder rellenar los huecos.

Otro tip a tener en cuenta para que la mudanza no sea un caos y se convierta en toda una experiencia, es hacerla en compañía. Para ello, podemos llamar a nuestros amigos y familiares para que nos ayuden en todo este caos. Evidentemente, no querrán hacerlo sin nada a cambio, por lo que no está de más tener almacenadas unas cuantas cervezas como recompensa.

Por otra parte, debemos organizar una fiesta de despedida para que el proceso no comience siendo tan radical. En caso de que estemos de alquiler, deberemos vigilar el hecho de no desmadrar en exceso para que no nos quiten la fianza. Lo mismo ocurrirá con nuestro nuevo hogar. Ya que celebramos cualquier cosa, tenemos una excusa perfecta para poder hacer una gran fiesta de inauguración de nuestra nueva casa. Para ello, deberemos invitar a las personas que nos han ayudado a este proceso para que continúen sintiéndose agradecidas.

Ahora que conocemos todos los consejos a tener en cuenta a la hora de hacer una mudanza, es el momento de ponerlos en práctica para que este proceso esté lleno de ilusión y no nos abrume.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4 / 5. Votos: 1

Miguel Medina
Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre