Compra más barato con Ofertia

0
(0)

La alimentación es fundamental para gozar de una óptima salud. Gracias a ella podemos reducir el estrés, la ansiedad y conseguir múltiples beneficios para nuestro organismo. Por ello, es de suma importancia adquirir productos que sean ricos en vitaminas y sean saludables. A la hora de hacer la lista de la compra es importante fijarse en los gastos para llevar un control óptimo de la economía del hogar. Conseguirlo es sencillo, siempre y cuando se implementen diferentes estrategias destinadas a ello, como hacer uso de los catálogos Ofertia. En este artículo destacaremos cuáles son  dichas estrategias para así conseguir que comer sano no esté reñido con un precio económico de los alimentos.

¿Qué estrategias hay que perseguir para ahorrar en la compra del supermercado?

La compra de alimentos es una acción que debemos hacer mensualmente 1 o varias veces. Sin embargo, debemos tener en cuenta que hacerla puede ser una auténtica trampa mortal para nuestro presupuesto. Tener en cuenta algunas técnicas destinadas a ahorrar costes puede ser una solución idónea de cara a seguir llevando una correcta planificación económica.

Teniendo en cuenta los datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los españoles gastamos de media 130 euros mensuales por miembro (es decir, alrededor de 1.500 euros al año). En este sentido, encontramos que gastamos una importante cantidad de dinero en comida sin darnos cuenta del que ingresamos en casa.

Por ello, basta con seguir una serie de consejos. El primero de ellos se centra en consultar los catálogos de ofertas. Las publicidades que recibimos en nuestro buzón de casa o aquellas que vemos apiladas, pueden ser de gran ayuda a la hora de ahorrar costes. Periódicamente se renuevan dichas promociones y no está de más observar qué productos son los que las tienen aplicadas.

Lo mejor es observar qué productos hay en su interior y a partir de ahí, comenzar a hacer la lista de los alimentos que necesitaremos. Gracias a este método, tendremos la seguridad de adquirir productos que no sean caprichos innecesarios que afecten a la planificación del presupuesto.

Asimismo, comparar precios es una acción que debemos realizar siempre, ya que cada supermercado posee unos precios diferentes o promociones que pueden ser interesantes. En este sentido, también es crucial hacer caso a las marcas blancas, ya que no tiene por qué tener peor calidad. Existen múltiples ocasiones en que los fabricantes son los mismos y lo único que cambia son los precios.

Otro tip a tener en cuenta es comprar productos que estén en oferta y puedan congelarse para los próximos meses. Lo ideal es guardarlo en lotes y congelar los que no vayamos a usar. En este caso, debemos fijarnos muy bien en las caducidades, para que los productos no nos caduquen y de este modo, perdamos dinero. Pensemos en qué solemos comer y en qué cantidades para así no tener excedentes.

Sin embargo, al hilo de lo que comentábamos al inicio del artículo, es mejor comprar productos que sean frescos. A muchas personas les da pereza tener que cocinar y suelen recurrir a comidas prefabricadas para descongelar después. Más allá de que sea menos saludable, lo cierto es que el producto que sea fresco siempre tendrá un mejor precio. Todos sabemos que la carne congelada que únicamente se tenga que freír será más económica, pero lo cierto es que adquirir carne al corte y hacerla nosotros mismos será más barato y sano.

Por otro lado, existen otros trucos que son muy útiles para así ahorrar dinero. Uno infalible es el de no acudir a hacer la compra si previamente tenemos hambre. Para ello, lo mejor es ingerir comida antes de acudir para no tener que comprar de más. Parece banal, pero en realidad no lo es. De este modo iremos a por los productos que hemos incluido en la lista y no tendremos gastos mayores.

Por otro lado, no hay que olvidarse de que ir a hacer la compra con los niños no es recomendable. Ellos no conocen cuáles son los límites a la hora de hacer la compra y piensan que puede comprarse todo aquello que se les antoje. No dudarán en pedir chocolate, golosinas y demás productos poco saludables sin tener en cuenta cuál es el precio. Evidentemente, hay veces que no podemos decirles que no y acabaremos comprándoles cosas que no estaban en la lista y que encarecen el ticket de compra. Ahora que conocemos cuáles son los consejos a tener en cuenta de cara a hacer la compra sin gastar una ingente cantidad de dinero, es el momento de poner en práctica la teoría y observar cómo hacer la compra es posible sin gastar mucho dinero. De este modo, tendremos la posibilidad de ahorrar un dinero que podremos destinar a otros pagos o bien, a las vacaciones de verano que están próximas.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre