Los 5 balnearios más especiales de España

0
(0)

Con la subida de las temperaturas y el buen tiempo, los ciudadanos se animan a pensar en la próxima escapada, más en esos tiempos que corren en los que la movilidad ha estado tan limitada. Además de los núcleos urbanos, los destinos de sol y playa o rurales, para los que necesitan desconectar y cuidarse, el turismo de salud se plantea como una gran opción. En este artículo se van a ver cinco de los mejores balnearios de España

España hace tiempo que es conocido por ser un destino turístico internacional de lo más completo. No solo ofrece a sus visitantes sol y playa, un clima privilegiado, grandes ciudades y pueblos rurales con encanto, sino que se ha convertido en el sexto país más visitado por los europeos que buscan Turismo de Salud.

Destacan en este sector los balnearios y spas, que cada vez tienen un número más importante de fieles seguidores. Un balneario, no es otra cosa que un espacio (paraje, urbanización, edificio…) que se encuentra ubicado junto al mar, río, laguna, arroyo o lago y que tiene la función de proporcionar descanso a sus visitantes. Pero, dentro de la definición legal un balneario, entonces este concepto, hace referencia a un Centro Sanitario de tipo C3, un lugar para disfrutar de la oferta asistencial catalogada como Hidrología Médica a base de aguas mineromedicionales y/o termales. En este artículo se recogen los balnearios más especiales de España especialmente indicados para mejorar la salud de sus usuarios.

1. Caldea, Andorra

Desde que abrió sus puertas en el año 1994, el spa termal Caldea en Andorra se convirtió en un spa de referencia para el turismo. Tanto sus espectaculares instalaciones como su revolucionario concepto termo-lúdico lo han convertido en un gran reclamo a nivel internacional. En la actualidad, es el spa termal más grande del sur de Europa, contando con más de 30.000 m2 para relajarse en un ambiente inigualable para combatir el estrés.

Cuenta con piscinas y jacuzzis, tanto interiores como exteriores, tazas de hidromasaje, baños indo romanos y un arroyo con corriente. Del mismo modo, ofrece la posibilidad de recibir tratamientos wellness y masajes y existe un área exclusiva reservada para adultos, Inúu.

2. Archena, Murcia

Este balneario es una pequeña aldea dentro de un pueblo llamado Archena.  Se trata de un complejo termal ciclópeo, de casi 200.000 metros cuadrados, situado en el valle de Ricote, en Murcia.

La cultura musulmana quedó latente tras la invasión de la península, por lo que también se le conoce como Valle Morisco, aunque antes pasaron por allí los romanos. Fueron estos últimos precisamente los que descubrieron las propiedades curativas del este manantial en el siglo II a.C. El agua nunca ha dejado de manar y todos los moradores que han poblado estas tierras han hecho uso de sus beneficios.

De este modo, en los suelos de este Balneario en Archena no solo corre un manantial de agua, sino que es un lugar lleno de historia.

3. Balneario Vichy Catalán

Este otro balneario se localiza en la villa termal de Caldes de Malavella en Gerona y en él se puede disfrutar de un ambiente exquisito de tranquilidad y relajación.

Su historia comienza en 1881, cuando el Dr. Modest Furest i Roca visita Caldes de Malavella y descubre las propiedades de las aguas del manantial “Puig de les Ànimes”. En ese momento, decide construir allí un Balneario.

Poco después, en el año 1883, fue cuando las aguas se declararon oficialmente de Utilidad Pública, posteriormente conocidas con el nombre de Vichy Catalan. El Hotel Balneario Vichy Catalan se inauguró el 12 de junio de 1898.

Su centro termal cuenta con aguas mineromedicinales, restaurante, capilla privada, salas de convenciones, piscina exterior, padel, parque infantil, bicicletas de alquiler… y un jardín de 20.000 metros cuadrados para poder desconectar y relajarse.

4. Balneario Caldes de Boí

Sus 37 manantiales mantienen una temperatura que oscila entre los 4 ºC y los 56 ºC. Sus aguas tienen distinta composición química, es el Balneario con más variedad de aguas de todo el mundo, algo que le otorga el galardón de ser el que ofrece mayores propiedades curativas.

Se encuentra situado a tan solo 250 km. de Barcelona, a 1.500 metros sobre el nivel del mar, en el centro de los Pirineos, en Lérida (España). Esta localización lo dota de paisajes espectaculares en la Vall de Boí del Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio.

Se trata de un paraje de ensueño donde se respira la historia en cada pueblo, con un conjunto de iglesias románicas de los siglos XI y XII, bien conservadas y en perfecta sintonía con el entorno, que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

5. Balneario de Puente Viesgo

La localidad de Puente Viesgo se localiza en Cantabria, en el valle del río Pas. Su manantial de aguas mineromedicinales emerge espontáneamente en terrenos terciarios, en lo que se conoce como la “mancha eocénica cantábrica”.

Las aguas de este balneario ya fueron utilizadas por los romanos. Se hicieron muy famosas a raíz de que, en las memorias del director médico Dr. Juan de Mata Herrero, en 1848, se recogía que un bañista paralítico se curó en estas aguas mineromedicinales. Fueron declaradas de utilidad pública en 1869 y están especialmente indicadas para tratar problemas respiratorios, cardiovasculares, reumatológicos y psicosomáticos.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre