Tus paños de cocina pueden llevarte directo al hospital, y estas son las razones

Tras un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Mauricio se ha llegado a la conclusión de que tanto el utilizar repetidamente los paños de cocina, como el tipo de dieta y el tamaño de la familia son factores que influyen en el crecimiento bacteriano que se produce en los paños, y éste que puede llegar a provocar una intoxicación severa.

Los resultados de esta investigación se presentan esta semana en la reunión anual que realiza la Sociedad Estadounidense de Microbiología, la cual finalizará el próximo lunes en Atlanta, Georgia (Estados Unidos).

“Los paños de cocina pueden convertirse en una importante fuente de contaminación bacteriana”, ha afirmado la doctora Susheela Biranjia-Hurdoyal, del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de Mauricio.

Más bacterias en las familias numerosas

Para llevar a cabo el estudio, se examinaron 100 paños de cocina que habían sido utilizados durante un mes. Los investigadores identificaron las bacterias efectuando pruebas bioquímicas. Detectaron que había crecimiento bacteriano en el 49% de los paños. Los pertenecientes a las familias numerosas con niños contenían un mayor número de bacterias. En los paños que estaban húmedos era más probable encontrar bacterias coliformes (de esta familia proviene la E. coli).

Por otra parte, también descubrieron que era más posible que las bacterias E. coli se localizaran en los paños empleados para distintas funciones; por ejemplo, para secarse las manos y limpiar las superficies de la cocina. Utilizar los paños como “multiusos” incrementa la probabilidad de que se produzca una contaminación cruzada, propagándose los patógenos y aumentando el peligro de intoxicación. En otro estudio realizado en el año 2014 por investigadores de Kansas y Iowa State University, publicado en Food Protection Trends, ya señalaron que los paños de cocina podían ser peligrosos y un foco de la contaminación cruzada.

Algunos consejos

Es muy recomendable lavar a menudo o cambiar los paños de cocina, bayetas, esponjas y guantes, además de dejar que se sequen bien antes de utilizarlos de nuevo. Las familias numerosas, con niños y ancianos, deberían extremar la higiene en la cocina. Por otra parte, lavarse las manos frecuentemente y no utilizar un paño para distintas funciones son prácticas básicas a la hora de mantener a raya a las bacterias.

Referencias:

Calificación: 4.5/5 (17 votos)