domingo, 2 octubre 2022 |

Actualizado a las

3:19

h CEST

17.1 C
Madrid

Traductores jurados: ¿cuándo es necesario este servicio?

Puntuación media: 0 | Votos: 0

Las traducciones oficiales son fundamentales para todos aquellos documentos que deben ser introducidos con algún objetivo de carácter legal, como es el caso de los trámites judiciales, de Hacienda, inmigración, entre otros. Contar con un traductor profesional y debidamente certificado para tal fin, es determinante para cumplir con lo estipulado en la ley, de ahí que no sirva contratar los servicios de cualquier traductor.  

Los profesionales que cumplen con este servicio tienen carácter oficial y están facultados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC), para hacer traducciones oficiales de cualquier idioma extranjero al español o viceversa. Se trata de profesionales altamente cualificados y certificados para cumplir con esa tarea tan delicada, y la principal razón por la que es necesaria su contratación para los documentos legales. 

En este sentido, un traductor jurado profesional de Between Traducciones es una de las mejores alternativas, porque cuentan con la certificación del Ministerio, además de ser profesionales con amplia experiencia en el área y un alto nivel de ética laboral.  

¿Cuándo son necesarios los servicios de un traductor jurado?

Los servicios de un traductor jurado, como comentamos anteriormente, son necesarios cuando tenemos un determinado documento emitido por un país cuyo idioma oficial es diferente al español y deseamos que el mismo tenga carácter legal en España. En esos casos, los traductores oficiales se encargan de hacer la traducción y, además, dan fe de la fidelidad y precisión de cada una de las palabras de la traducción. 

Los traductores jurados, mediante la firma y el sello, garantizan la fidelidad del documento. De ahí que se trate de profesionales debidamente facultados y reconocidos por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación para tal fin. En este sentido, es sumamente importante destacar que los traductores jurados no son funcionarios públicos, por lo que son profesionales completamente libres, por lo que desarrollan su actividad de forma independiente.

Gracias a la globalización, el papel de los traductores jurados ha cobrado especial relevancia, porque cada vez son más las personas que, por diferentes razones desean emigrar, y para obtener un estatus legal deben recurrir a este servicio cuando sus documentos oficiales están escritos en cualquier otro idioma diferente del español. Para saber si se necesitan los servicios de un traductor jurado, se debe saber e investigar cuál es la finalidad del documento en cuestión y cuál es el organismo en el que debe presentarse. 

Si bien hay muchos documentos que requieren este tipo de trámite, a continuación compartimos algunos de los más destacados o habituales:

  • Sentencias, pruebas judiciales, demandas y todo tipo de resolución de carácter judicial.
  • Documentos académicos, como títulos universitarios, expedientes, certificados de notas, certificados de Bachillerato, títulos de doctorado, etc.
  • Certificados de matrimonio, así como también certificados de nacimiento, de defunción, antecedentes penales o empadronamiento.
  • Poderes notariales, contratos de arrendamiento, declaraciones juradas, contrato laboral, contratos de compraventa, estatutos sociales, etc.
  • Otro tipo de documentos de identidad, como pasaportes, libros de familia, patentes, permisos de conducción, certificados médicos, contratos de trabajo, cartas de recomendación, entre otros.

Función del traductor oficial

El traductor oficial debe traducir de forma fiel un determinado documento sin alterar ninguna palabra que este contenga, Al colocar su firma y sello, garantiza la traducción fidedigna del documento original. Es por ello que un traductor oficial no tiene la potestad de legalizar documentos, porque esta tarea le corresponde a las autoridades competentes de cada país.

Adicionalmente, un traductor oficial tampoco puede convalidar titulaciones de estudios de ninguna naturaleza, así como tampoco brindar asesoría jurídica. Como comentamos anteriormente, la única función de estos profesionales es traducir de forma fidedigna los correspondientes documentos y dar fe, mediante su firma y sello, de la veracidad de los mismos. 

Es importante que, al momento de requerir estos servicios, la persona interesada verifique la lista oficial de traductores jurados que el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, publica de forma periódica. Consultar esta lista es la mejor garantía de contratar un profesional certificado y así evitar estafas que, lamentablemente, son más comunes de lo que imaginamos. 

El servicio de un traductor jurado es, sin duda alguna, fundamental para la legalización de una amplia variedad de documentos. De ahí la importancia de asegurarse de contratar los servicios de un profesional debidamente reconocido por el Ministerio, porque de lo contrario, la traducción no tendrá ninguna validez. 

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre