El renting de vehículos, una apuesta segura en tiempos de coronavirus

0
(0)

El renting es una modalidad de alquiler de vehículos a largo plazo a cambio de una cuota mensual que lleva aparejada el mantenimiento anual incluido o bien la posibilidad de cambiar de modelo cada cierto tiempo para disponer siempre de un coche nuevo en perfectas condiciones.

Esta modalidad está cada vez más integrada en el mercado automovilístico. La mayoría de las compañías tienen sus propios planes de renting y a ellas se suman muchas empresas especializadas en este mismo servicio y cuya función es ofrecer vehículos multimarca para alquilar durante largas temporadas.

El Covid-19, un inesperado aliado del renting en 2020

El interés de particulares, autónomos y empresas por el renting es algo que venía creciendo de manera importante en los últimos años, especialmente en el consumidor particular, puesto que las empresas ya hacen uso de esta fórmula habitual desde hace tiempo.

Sin embargo, la aparición del Covid-19 ha logrado mayor expectativa por el alquiler a largo plazo. Durante el confinamiento más estricto en España, cuando se produjo el estado de alarma, las ventas de vehículos retrocedieron en más del 70% en el mes de mayo. En ese periodo, las matriculaciones de renting también bajaron, pero en menor grado que el dato anterior, pues “solo” cayeron un 50%.

Muchos particulares y autónomos comienzan a ver esta práctica como algo muy a tener en cuenta, pues permite el desplazamiento al lugar de trabajo, si no se realiza teletrabajo, en un vehículo propio, sin necesidad de tomar transporte público.

Por otro lado, muchas empresas han tomado nota de esta situación y han iniciado planes para ofrecer promociones más atractivas de cara al usuario. Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) sostiene que esta alternativa puede ser una solución post-Covid porque los usuarios están intentando limitar al máximo el contacto social con otros ciudadanos.

En este sentido, un estudio del RACE muestra que uno de cada cinco usuarios del transporte público baraja cambiarse a la movilidad privada o ya lo han hecho. Agustín García cree que este temor a compartir vehículo o usar el transporte público, sumado a los incentivos de compra que ha puesto en marcha para reforzar el sector de la automoción pueden ser positivos para recuperar los datos previos a la aparición del coronavirus y que el renting se sitúe como una fórmula cada vez más atractiva.

El renting, en freno por la pandemia, pero con años de crecimiento a sus espaldas

A pesar de que la primera mitad del año no ha sido positiva en cuanto al número de matriculaciones, desde AER mantienen que será posible acabar 2020 con un ligero crecimiento en la flota total de vehículos con esta modalidad de alquiler.

2019 terminó con 711.000 unidades de flota. Para 2020 se esperan superar las 725.000 matriculaciones, aunque esto va a depender en gran medida de la evolución de la pandemia y del impacto que genere la segunda oleada del virus, que ya está en marcha.

El año 2020, a pesar de la caída en el número de matriculaciones hasta la fecha, está sirviendo para que cada vez más particulares se muestren próximos a esta fórmula de alquiler. Basta consultar a cualquier empresa de renting en la actualidad, que indicará cómo ha ido trasladando su política de hábitos desde un alquiler pensado para profesionales a unas vías en las que también tengan cabidas los consumidores particulares.

 ¿Qué ventajas supone para el consumidor apostar por un coche de renting?

El renting para empresas y autónomos es una fórmula que ya se practica desde hace muchos años. Esta modalidad permite desgravar hasta el 100% de las cuotas mensuales del propio alquiler. Además, en el caso de las empresas, el renting se puede imputar como un gasto deducible mediante el impuesto de sociedades, al igual que se haría con otros vehículos de alquiler.

Por otro lado, también existen ventajas con respecto al IVA, pues este impuesto se puede ahorrar en caso de que el vehículo esté dedicado en su plenitud a la empresa y su uso sea exclusivo para ella.

Con respecto al renting de particulares, más allá de las razones sanitarias impulsadas por el Covid-19, esta fórmula tiene muchos más beneficios y son los que realmente hacen atractiva esta práctica.

Cabe recordar que el renting siempre ha crecido como actividad económica tras una crisis económica, puesto que supone un importante ahorro económico y la seguridad de disponer un vehículo en perfectas condiciones en todo momento.

Con cuotas muy similares a las que supone comprarse un coche en propiedad, el alquiler a largo plazo tiene como ventaja principal que, en caso de algún problema mecánico, el mantenimiento corre a cargo de la empresa. De este modo, se puede usar el vehículo como si fuese nuestro pero las averías no hay que cubrirlas.

Por lo general, los gastos que se incluyen en un renting tipo son: el seguro de circulación, el mantenimiento preventivo, las averías mecánicas, los neumáticos, la asistencia en carretera, vehículo de sustitución en determinados casos y servicios especiales dependiendo del vehículo a alquilar y la propia política de empresa.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Miguel Medina
Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre