Vivalma: una empresa textil ética que rompe paradigmas

5
(1)

El ámbito de la moda ha evolucionado significativamente en España, posicionando al país a la altura de los centros mundiales más famosos del diseño.

Y hay empresas nacionales que rompen los moldes, no solo dentro de nuestras fronteras, sino también a nivel internacional, en su respuesta a las demandas ambientales, tecnológicas e innovadoras del momento.

Dentro de la relevancia que está adquiriendo la industria textil en el entorno ecológico, es pertinente hablar de Vivalma, una marca responsable con el medio ambiente que conjuga ética con una brillante creatividad.

Para los viajeros y amantes de la música

Vivalma se lanza al mercado con el concepto “for him & for her” para los viajeros y amantes de la música, lo cual define un perfil joven y dinámico, con intereses que se alejan del consumismo y les comprometen en la defensa del ambiente. 

No te pierdas…

Esta visión se manifiesta a través de todos los procesos, desde la fabricación de sus prendas –sin incluir ningún derivado del petróleo–, hasta en la entrega de los pedidos en empaques elaborados con material reciclable.

La industria textil: la gran contaminante del planeta

La fabricación de prendas de vestir representa la segunda fuente de contaminación del globo terráqueo. En cuanto a la emisión de CO2 ocupa el segundo lugar después de la actividad petrolera, y también le sigue a la generación de electricidad como agente contaminador de las aguas.

Elaborar productos a base de algodón y libres de plástico como es  el caso de los polietilenos, es la estrategia de Vivalma para minimizar su huella ambiental. Y también calcula sus emisiones de CO2 para compensarlas mediante programas de recuperación ecológica. 

Contra la obsolescencia programada en la moda

El significado de obsolescencia programada –que se refiere a la fabricación de productos que se deterioran en corto espacio de tiempo– no es ajeno a la industria textil, lo que se observa en el hecho de que las prendas de vestir no soportan muchos lavados.

Esto ha sido calificado con el apelativo de Fast Fashion y la ONU, en el evento Fashion and Sustainable Development celebrado en Génova en el año 2018, lo declaró como parte fundamental de la emergencia ambiental.

Para solucionarlo, Vivalma aplica el Slow Fashion, que promueve la fabricación de prendas más duraderas por su calidad y estilo, lo cual reduce la necesidad de renovar el vestuario frecuentemente.  

La innovación nace del pensamiento disruptivo

En la actualidad, el pensamiento disruptivo se considera, por excelencia, la fuente de todo proceso creativo, asumiendo la confluencia de ideas procedentes de diversas disciplinas para su aplicación a una determinada actividad.

En este sentido, Vivalma convoca a diferentes tipos de profesionales interesados en el campo de la moda, incluyendo modelos, fotógrafos y músicos, al tiempo que promueve concursos de nuevos diseñadores, logrando así una novedosa línea de producción y diseños propios.

Parte fundamental del proceso son los propios consumidores, quienes, a través de las redes sociales, participan activamente y se pronuncian acerca de las creaciones.

Hoy más que nunca la innovación es vital y, cuando ya se observan los efectos positivos del confinamiento temporal en la reducción de contaminación y la recuperación de espacios naturales, se hace necesaria una real toma de conciencia y acciones definitivas por parte de todas las empresas para evitar la catástrofe ambiental.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Temas relacionados

Lo último

Lo más visto de la semana…