Cómo reducir el dolor de las articulaciones de manera eficaz

0
(0)

El dolor de articulaciones es algo que, cada día, afecta a muchísimas personas a lo largo y ancho de todo el mundo. Los dolores en las rodillas, las manos, los codos o los hombros son muy comunes en nuestra sociedad y, seguro, que todos conocemos a alguien que padezca de este tipo de molestias.

Aunque nos pueda parecer que los dolores articulares pueden ser una enfermedad más o menos llevadera, lo cierto es que no es así. Este tipo de dolores suelen ser recurrentes y contar con picos de inflamación y dolor que pueden llegar a ser muy desagradables para quien los sufre. Desde pinchazos hasta inmovilidad en las articulaciones son solo algunos de los síntomas que podemos padecer.

Pues bien, como se trata de un sufrimiento bastante común, hoy hemos querido dedicar un post en exclusiva a hablar sobre cómo reducir dolor articulaciones. Sabemos que reducir este tipo de malestar no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, sin embargo, hoy en día contamos con muchísimos avances e información que podemos utilizar y practicar en nuestro beneficio.

Si queréis saberlo todo sobre cómo reducir el dolor de articulaciones, seguid leyendo y conoceréis nuestros mejores trucos y consejos.

Lleva un estilo de vida relajado

Una de las principales causas que provocan enfermedades como pueden ser la artritis o la artrosis, principales causas del dolor de articulaciones, es el estrés. Muchísimas personas en todo el mundo cada día viven estresadas por su trabajo, sus relaciones familiares o su situación personal. Si cada día nos enfrentamos a situaciones relacionadas con el estrés o la ansiedad es muy probable que aumente el dolor en nuestras articulaciones.

Para poder evitar que este dolor se intensifique debido al estrés, lo mejor que podemos hacer es dedicar unos minutos al día a meditar, practicar yoga o, simplemente, a hacer ejercicios de relajación y respiración. Estos ejercicios nos permitirán ser conscientes de nuestras emociones y, a partir de ahí, gestionarlas de una forma más eficaz. De este modo, conseguiremos un estilo de vida más relajado que, además, nos ayudará a reducir muy significativamente el dolor de articulaciones.

Cuida tu alimentación

Otro de los factores que puede influir muchísimo en aumentar el dolor articular es nuestra alimentación. Seguir una dieta equilibrada en nuestro día a día es fundamental para que los dolores de articulaciones no reinen a sus anchas en nuestro cuerpo.

Para esto, lo primordial es comer bien, de forma sana, equilibrada y natural, así como beber mucha agua e infusiones. Los alimentos que no pueden faltar en tu dieta si quieres reducir el dolor de articulaciones deben ser el apio, la cebolla, el ajo y los frutos secos como las nueces o las almendras.

Evitar los ácidos: verduras y hortalizas como el tomate o las espinacas, el vinagre o los cítricos como el limón o el pomelo. Tampoco es recomendable consumir bebidas excitantes como el café o el azúcar. Finalmente, tampoco serán buenas opciones para comer a menudo las carnes rojas ni el marisco.

Introduce las infusiones en tu rutina

Dentro de este apartado sobre cómo una buena alimentación puede ayudarnos a reducir el dolor articular, no podíamos dejar de comentar el grandísimo beneficio que tienen las infusiones. Algunas de las más efectivas pueden ser la infusión de jengibre (ideal para reducir el dolor) o la infusión de hoja de té verde, que ayuda a prevenir y mantener a raya la inflamación de las articulaciones.

Del mismo modo, también podemos consumir infusiones de romero, perfectas para mantener nuestros cartílagos en su mejor estado, reduciendo el dolor en prácticamente todas las articulaciones.

Evita los pesos y las malas posturas

Para intentar reducir el dolor en las articulaciones uno de los ejercicios más sencillos que podemos llevar a cabo es evitar coger pesos y eliminar de nuestra rutina las malas posturas, por ejemplo, al sentarnos.

Es cierto que, en muchas ocasiones, no podemos evitar coger peso, sin embargo, debemos intentar eludir esta responsabilidad siempre que nos sea posible. En el caso de que no nos quede más remedio que cargar con cierto peso, lo mejor es que equilibremos bien nuestra carga, intentado llevarla en una mochila que se adecúe a nuestra espalda y nos permita no dañar más todavía nuestras articulaciones.

Otro de nuestros grandes enemigos a la hora de reducir el dolor articular son las malas posturas. Muchas veces, sobre todo cuando trabajamos durante todo el día, las malas posturas nos acompañan y provocan que los dolores articulares se hagan más intensos.

Para evitar este efecto de las malas posturas, debemos intentar sentarnos bien, con la espalda recta y bien alineada, sin cruzar las piernas y regulando bien tanto nuestra silla como el reposapiés.

Aplica calor en las zonas afectadas

Muchas de las personas que sufren dolores de articulaciones sienten esta incomodidad en varias partes de su cuerpo al mismo tiempo. En estos casos es más que recomendable incluir en nuestra rutina algún ejercicio donde apliquemos calor a nuestras partes del cuerpo afectadas.

Un sencillo truco que puede ayudarnos muchísimo a disminuir la rigidez y a paliar el dolor pueden ser los baños de agua caliente. Además de relajarnos en general, el agua caliente junto con un poco de sal marina de baño puede ser la opción perfecta que nos ayuda a desinflamar nuestras articulaciones y, por tanto, a reducir el dolor que nos provocan.

Puntúa este contenido

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Miguel Medina
Miguel Medina
Especialista en Comunicación Digital y Social Media. Content Manager, Editor y Redactor de Contenidos Web en diferentes revistas y medios de prensa online. Prosélito devoto del Lean Writing. Desayuno datos, almuerzo datos y ceno datos. El lector es el único que siempre tiene razón.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre