El primer año de vida es crucial en el desarrollo humano

5
(1)

El hombre es el más indefenso de todos los animales, lo que se observa a lo largo de toda su existencia. El resto de las criaturas, poco tiempo después de nacer ya son capaces de desarrollar los comportamientos que obedecen a la programación genética de su especie. Sin embargo, los bebés humanos necesitan del cuidado y del estímulo necesario para que su cerebro madure adecuadamente.

En este sentido, la estimulación de sus sentidos, en especial el tacto, la vista y el oído, durante los primeros meses, es de vital importancia. Es necesario ofrecerle un contacto físico cercano, así como exponerle a sensaciones de luz, movimiento y sonidos placenteros, para lo cual elementos como los móviles para bebés se convierten en aliados ideales.

Además, se recomienda hablarles y cantarles frecuentemente, lo que, unido a todo lo demás, puede marcar una gran diferencia entre un niño retraído, y otro alegre, despierto y activo.

Nacer: un esfuerzo sobrehumano

Llegar a este mundo es una de las experiencias más traumáticas de la vida. Según el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud (1856-1939), nacer constituye un trauma, queda grabado en nuestro inconsciente y es causante de muchas de las conductas a las que no se le encuentran explicación.

Mientras que se encuentra en el útero, el feto disfruta de la temperatura perfecta, recibe la alimentación que le nutre sin tener que realizar ningún esfuerzo y flota a sus anchas en el líquido amniótico. De pronto, aparte de tener que atravesar el incómodo canal que lo arroja hacia una dimensión desconocida, se encuentra con un ambiente frío, lleno de luces y muy ruidoso.

Los entendidos afirman que arrullar a los bebés es bueno para transmitirles una sensación de placer especial y calma. Las madres lo saben perfectamente y también los expertos, que recomiendan estas hamacas para garantizar una incorporación menos traumática del bebé en su nuevo entorno.

Es algo fundamental para él, ya que no sabe si será recibido con amor o si se enfrentará al rechazo. Y además, ya no flota libre, como pececillo en el agua, sino que es obligado a llevar ropa y colocado horizontalmente sobre una superficie rígida. Cuanto más agradable sea la transición, mejor para su desarrollo a corto plazo.

El desarrollo del niño en la etapa sensoriomotora

Jean Piaget (1986-1980), brillante y reconocido biológo y psicólogo suizo que dedicó gran parte de su vida al estudio de la infancia, definió cuatro importantes etapas en cuanto al desarrollo cognitivo, siendo la primera la que comprende desde el nacimiento hasta los 2 años.

Debido a que, según su teoría, cada uno de los estadios del desarrollo se va construyendo sobre las experiencias previas, para Piaget era vital que durante los dos primeros años de vida se lograra desarrollar en el niño tanto sus sentidos –cuyo énfasis se ubica en los primeros meses–, como sus habilidades motoras.

Asimismo, Piaget comprendía que la afectividad está íntimamente ligada al desarrollo cognitivo en todas las etapas del desarrollo humano, por lo que un bebé que no se sienta amado nunca podrá desarrollar plenamente sus potencialidades.

Piaget consideraba que el desarrollo obedece a un proceso de maduración biológico natural, pero fuertemente influenciado por el medio. De esta forma, dos niños de la misma edad pueden reflejar diferencias notorias, producto de los estímulos que reciben y la forma en cómo son tratados, y muy especialmente durante el primer año de vida. 

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…