Misofonía: ¿Qué es? ¿Tengo misofonía? ¿Tiene cura? ¿Cómo se trata? Todas las respuestas

5
(2)

La misofonía es un síndrome de sensibilidad auditiva selectiva que va mucho más allá de una simple intolerancia hacia cierto tipos de sonidos. Genera molestia, estrés y puede llegar a limitar enormemente la vida social y el día a día de quienes la padecen. Sin embargo, aplicando ciertas medidas es posible aprender a controlar sus efectos.

La misofonía es un tipo de sensibilidad auditiva asociada a sonidos del día a día que le son muy molestos e irritantes al sujeto. Aquí se reúne información sobre sus causas, síntomas, clasificación, tratamientos, y consejos para lidiar con ella.

Una de las afecciones catalogadas como “enfermedades raras” es la misofonía, una enfermedad poco común que suscita polémica en la comunidad científica respecto a su clasificación. Tampoco hay un consenso claro sobre sus causas, lo que incrementa el misterio sobre un tipo de sensibilidad auditiva que representa serios inconvenientes en la vida del paciente.

¿Qué es la misofonía?

La misofonía es una afección que describe la intolerancia de algunas personas a sonidos habituales del día a día, como masticar chicle o alimentos, sorber, respirar, silbar, las risas, los distintos tonos de estornudos, y otros. Comúnmente, dicha intolerancia está asociada a una experiencia desagradable que el paciente haya tenido en su vida. El término fue acuñado en el año 2000 por Pawel y Margaret Jastreboff, dos médicos especializados en otorrinolaringología, que lo definieron como la disminución de tolerancia hacia ciertos sonidos.

Misofonía: Pawel y Margaret Jastreboff
Margaret y Pawel Jastreboff.

Dependiendo de la gravedad de su afección, el individuo puede no responder ante el sonido, aislarse o huir, irritarse, o responder violenta y agresivamente hacia el origen del ruido, sea un humano, animal, o un objeto inanimado. El paciente también puede manifestar signos fisiológicos de su malestar, como tensión muscular y ansiedad.

No te pierdas…

20 productos superventas con más de un 50% de descuento en la semana Black Friday de Amazon 2020

Listado de los productos más vendidos con mayores descuentos de la semana Black Friday de Amazon 2020: ➠80% ➠70% ➠60% ➠50%

Anuncios publicitarios creativos: 35 ejemplos originales e inspiradores para diferentes canales de comunicación

Repasamos 35 anuncios publicitarios creativos e inspiradores. Anuncios publicitarios originales para los diferentes canales de comunicación.

Ciudades del futuro: Las ciudades inteligentes en las que viviremos en el año 2050

¿Qué características tendrán las ciudades del futuro? ¿Cómo son las ciudades futuristas actuales? Fotos y vídeos de ciudades inteligentes del futuro.

La misofonía no tiene reconocimiento oficial en las clasificaciones de trastornos psiquiátricos aceptadas internacionalmente, que son DMS-5 e ICD-10. En otras palabras, el término es de uso muy reciente en la literatura y jerga médicas, por lo que no hay un consenso claro sobre qué es la misofonía ni sobre el uso del término para describir a las personas que presentan los síntomas.

Lo anterior contribuye a que no haya tratamientos específicos para la misofonía, que tampoco tiene una cura conocida. Sin embargo, hay tratamientos y procedimientos a los que el paciente misofónico puede recurrir para tener un mayor control sobre su afección y seguir con un ritmo de vida relativamente normal.

Características de la misofonía

La persona con misofonía reacciona ante ciertos tipos de sonido o patrones de sonido que se desarrollan en el día a día y que no irritan a las otras personas, al menos no de la misma manera. Esto se debería a que, a diferencia de los otros, la persona con misofonía no se ha adaptado a dichos patrones de manera que ellos no le sean particularmente intrusivos. No se sabe con exactitud por qué ocurriría esto.

Los sonidos que involucran la sensibilidad auditiva no tienen características concretas, pudiendo ser agudos, graves, o muy fuertes. Este rasgo da cuenta de la diversidad de estímulos sonoros que pueden aquejar a la persona con misofonía y que complejizan su experiencia en el día a día.

La misofonía es una condición poco común, lo que contribuye a la confusión generalizada de las personas en el momento de interactuar con un individuo misofónico, que tiende a ser incomprendido por sus semejantes a la hora de explicar por qué los sonidos a los que ellos están tan acostumbrados representan una molestia y un motivo de ansiedad, ira, rabia o incluso de tristeza. Básicamente, le es difícil comunicar el significado de irritabilidad a su entorno.

Este “miedo a los sonidos” empieza desarrollarse frecuentemente en la última etapa de la niñez, o a principios de la adolescencia. Al principio, la misofonía inicia con el rechazo hacia un sonido específico, pero existe la posibilidad de que se sumen otros a medida que el sujeto se desarrolla. Tanto hombres como mujeres pueden tener misofonía.

Misofonía, hiperacusia y fonofobia

La sensibilidad a los ruidos que caracteriza a la misofonía puede ser confundida con otras alteraciones auditivas, como la hiperacusia y la fonofobia. Dicha confusión es susceptible a entorpecer el tratamiento correspondiente a una y otra, lo que perjudica al paciente.

Así como la misofonía, la hiperacusia también consiste en la intolerancia de una persona hacia ciertos sonidos. Sin embargo, las causas de la irritabilidad en la persona con hiperacusia se deben a que estos sonidos son percibidos con una intensidad mucho mayor a la que tienen, lo que ocasiona dolor físico en el paciente. Por eso, se habla comúnmente de que la hiperacusia representa una pérdida del rango dinámico del oído.

Por su parte, la fonofobia es la aversión psicológica hacia ciertos tipos de sonidos, independientemente de su origen o si su intensidad es leve o moderada. Es parte del grupo de miedos irracionales o fobias en los que la claustrofobia es una de las más destacadas.

En ocasiones, la hiperacusia y la fonofobia coexisten en una sola persona, siendo el escenario que más fácilmente se confunde con la misofonía.

Sonidos que la desencadenan

La sensibilidad auditiva asociada de la misofonía se relaciona con la aparición de ciertos sonidos o patrones de sonido en el ambiente. Comúnmente, los sonidos que desencadenan las características de la irritabilidad propia son sonidos que el cuerpo humano realiza durante diferentes actividades del día a día. Algunos de estos sonidos son los siguientes:

  • Sonidos con la boca en general
  • Silbidos
  • Bostezos
  • Ruidos con la nariz
  • Taconeos
  • Respiración profunda o no profunda
  • Ruido al rascarse ciertas partes del cuerpo
  • Carraspeo
  • Masticar chicle
  • Sorber líquidos
  • Risas
  • El crujir de las patatas fritas
  • Suspiros continuados
  • Sonido de estornudo
  • Gárgaras
  • Presionar teclas de un ordenador
  • Tic Tac de un bolígrafo
  • Besos ruidosos

Todos estos sonidos se presentan regularmente en nuestro día, lo que da cuenta de la dificultad que puede tener una persona misofónica para integrarse a la cotidianidad sin que pierda la cordura ante todos los estímulos sonoros que recibe y que le pueden aquejar.

También es posible que los sonidos que molesten a una persona con misofonía provengan de un objeto inanimado, o incluso de un animal, lo que suma otra capa de complejidad a este malestar. En este sentido, algunos de dichos sonidos y objetos son:

  • Tic tac de un reloj
  • Goteo de un grifo
  • Alarmas
  • Sonido de aire acondicionado
  • Hornos
  • Microondas
  • Neveras
  • Televisores
  • Sonidos guturales
  • Estáticas
  • Radios
  • Lavadoras
  • Ventiladores

Un elemento en común entre todos estos sonidos o fuentes de sonido es que el paciente puede arremeter violentamente contra todos ellos si se encuentra realmente irritado por ellos, cosa que pasa solamente si la misofonía que padece es particularmente grave.

Escala de activación

A pesar de que la misofonía es una condición relativamente común en tanto no se había reportado hasta los años 2000, en la actualidad se ha desarrollado una herramienta con la que se puede medir la gravedad de esta intolerancia al ruido. Esta es la Escala de Activación de la Misofonía.

La Escala de Activación de la Misofonía (MAS-1) es un sistema de medición compuesto por 11 niveles basados en la reacción fisiológica y emocional del paciente hacia los desencadenantes del ruido. Estos “grados de la misofonía” tienen por objetivo ayudar a los especialistas y pacientes a tener un mejor entendimiento de la gravedad de la misofonía en aras de un tratamiento adecuado.

No te pierdas…

00:01:09

Elon Musk abre el primer túnel subterráneo para aliviar el tráfico en Los Ángeles

The Boring Company, la empresa de Elon Musk, ha realizado el primer recorrido en el túnel de prueba construido para aliviar el tráfico en grandes ciudades…

Pasaron 1 año aislados en un reality show cancelado

Fueron a un reality show para hacerse famosos mientras pasaban un año entero aislados del mundo, pero nadie supo quiénes eran al regresar…

Perdidos en islas desiertas o a la deriva en alta mar: los mejores náufragos de la literatura

Los relatos de infortunios y naufragios pueden ser considerados como un género literario con mayúscula. ¿Qué libros sobre náufragos conoces?
NivelSignificado
0La persona con misofonía escucha un sonido que reconoce, pero no siente molestia.
1La persona con misofonía reconoce la presencia de una persona desencadenante, pero no se siente afectada.
2Un sonido desencadenante fomenta leve malestar psíquico, irritación o molestia. No hay signos, huida o de lucha.
3El afectado siente malestar psíquico en aumento, pero sin reaccionar de forma violenta.
4El afectado incide en una respuesta física mínima y no frontal, como pedirle a la persona desencadenante que deje de hacer el ruido, cubrirse disimuladamente un oído, o alejarse tranquilamente de la zona con ruido. No hay síntomas de huida o pánico.
5La persona con misofonía exhibe actitudes más frontales, como cubrirse visiblemente ambas orejas, estar irritado, e imitar a la persona o la fuente del sonido.
6El afectado experimenta un importante malestar psíquico. Empiezan a presentarse síntomas de pánico, actitudes confrontativas y de deseos de huir.
7La persona con misofonía experimenta un importante malestar psíquico. Ocurre un incremento en el uso de mecanismos para lidiar con la fuente del sonido, y puede haber una excitación sexual no deseada. El paciente puede imaginar nuevamente el sonido desencadenante y las secuelas visuales una y otra vez posterior al incidente. Puede ser por semanas, meses, o incluso años después del suceso.
8El afectado con misofonía experimenta un malestar psíquico sustancial. El paciente puede idealizar la violencia contra la fuente de sonido.
9El paciente presenta reacciones de rabia y pánico, pero decide conscientemente no violentar a la persona que origina el sonido. El paciente huye para evitar el ruido y/o por sentirse cerca de hacer uso de la violencia. Síntomas de pánico, ira y de irritación severas pueden manifestarse en la conducta del paciente.
10El paciente de misofonía realiza acciones violentas contra objetos, personas o animales. El paciente puede infringirse daño a sí mismo.

Vale indicar que un paciente puede presentar síntomas de órdenes distintos, por lo que esta escala no debe considerarse como un instrumento rígido a la hora de medir la severidad de la afección, sino como una herramienta orientativa.

Causas de la misofonía

No están claras todavía las causas de la misofonía, pero se han realizado hipótesis al respecto. Una de ellas indica que la misofonía en psicología es una condición neurológica en que la activación de las neuronas asociadas a un estímulo auditivo está influenciada a su vez por una experiencia molesta o estresante que el paciente haya tenido. Por ende, este condicionamiento daría lugar a una reacción fisiológica negativa inmediata.

También se ha categorizado a la misofonía como una afección fisiopatológica y potencialmente inducible en todo individuo. En esta concepción, la misofonía podría presentarse junto con otros trastornos psiquiátricos. Asimismo, se ha propuesto que la misofonía es una manifestación sintomática de un trastorno subyacente.

Se ha dicho también que la misofonía es un trastorno mental, y que tiene relación con el trastorno obsesivo-compulsivo. En todo caso, un punto en común entre las teorías explicativas de esta condición es el influjo de una experiencia negativa en la vida del paciente, experiencia que da lugar a su aversión hacia determinados sonidos.

Síntomas de la misofonía

El rasgo más característico de la misofonía es el malestar al que está sometido el paciente a razón del sonido o sonidos molestos a los que se expone en una determinada situación. Dicho malestar dificulta o impide directamente la concentración del sujeto, lo que puede entorpecer actividades académicas, laborales y todas aquellas que requieran un cierto nivel de enfoque.

Signos fisiológicos y emocionales

Inicialmente, los signos del malestar de una persona con misofonía se resumen en ira, estrés, ansiedad, irritación y tristeza. Si su condición se agrava, puede haber lugar para un ataque de rabia del paciente y una posterior reacción agresiva hacia la fuente del sonido.

El malestar del paciente de misofonía está acompañado por auténticos síntomas fisiológicos. Entre ellos se identifican tensión muscular, aumento de la temperatura corporal, incremento en la presión sanguínea, arritmia y presión en todo el cuerpo, especialmente el pecho.

Hay pacientes que imaginan agredir a la fuente del sonido que los estresan, pero no necesariamente proceden a hacerlo. En ocasiones, esta idealización de la violencia los disuade de proceder de forma agresiva al permitirles pensar en las consecuencias que tendría su accionar.

Las personas con misofonía sí reconocen que sus reacciones son extremas para los sonidos que las provocan, lo que las hace susceptibles a albergar fuertes arrepentimientos y una importante vergüenza frente al entorno donde “explotan”.

No todas las personas con misofonía desarrollan signos de agresividad o irritabilidad hacia los sonidos o las fuentes de sonidos que podrían aquejarlos, aunque sí son capaces de reconocerlos. Las reacciones extremas hacia la fuente del sonido se reservan principalmente a los casos más graves de la enfermedad.

Efectos de la misofonía en la vida social

Más allá de los síntomas propios de la misofonía en el paciente, la enfermedad tiene una incidencia notable en su vida social en la medida en que los sonidos que desencadenan su malestar son muy habituales en el día a día. Por ende, una persona con misofonía puede verse muy limitada en su interacción con otros y su inserción en situaciones normales.

La misofonía puede fomentar una tendencia al aislacionismo si el paciente y sus círculos sociales no concretan esfuerzos y medidas en pro de la inserción de la persona en las situaciones y entornos habituales. La situación de soledad a la que individuo está sujeto puede nutrir la sensación de estar alienado respecto a sus seres queridos, de sentir que ya no tiene lugar junto con ellos.

Una persona con misofonía que no logre retomar su estilo de vida habitual es susceptible a desarrollar un cuadro depresivo a raíz no solamente del sentimiento de soledad, sino también de la frustración asociada a su enfermedad y que se expresa cuando su entorno no entiende la magnitud de los sonidos que aquejan al sujeto.

Cómo saber si tienes misofonía

Por el momento, no hay un test de misofonía que permita confirmar clínicamente la condición misofónica. Sin embargo, ciertas actitudes y acciones del día a día pueden sugerirle al paciente la existencia de esta incomodidad en torno a sonidos habituales.

Alejarse de una persona, entorno o situación por los sonidos que se presentan es un rasgo distintivo de la misofonía, particularmente si otras personas no actúan del mismo modo al estar en una situación similar.

Que el afectado se irrite o se incomode mucho por un sonido o sonidos que son insignificantes o poco relevantes para los otros puede llevarle a ser incomprendido por sus semejantes, que no logran entender que el sonido de una persona masticando o el sonido de personas hablando sea motivo de ansiedad y estrés.

En general, es muy visible el efecto de la misofonía sobre la vida social del paciente en la medida en que el estrés, la molestia y la ansiedad que pueden producirle los sonidos cotidianos lo disuadan de formar parte de las situaciones en que dichos sonidos están presentes, lo que afecta mucho su vida diaria y le acerca al aislacionismo.

¿La misofonía tiene cura?

La cura de la misofonía no existe en la actualidad, lo que implica que es una condición con la que el paciente tiene que aprender a convivir por el resto de su vida. Es una afección muy reciente y que no tiene mucha presencia en la literatura médica actual, lo que se justifica en parte por lo poco común que es. Por ende, no hay muchos esfuerzos en la comunidad científica orientados a darle una cura.

No obstante, la misofonía es susceptible a tratamiento, que tiene por objetivo facilitarle al paciente lidiar con su enfermedad.

Tratamiento para la misofonía

El enfoque general del tratamiento para la misofonía es la reeducación auditiva y la habituación del paciente a los sonidos ruidosos a manera de evitar o disminuir la irritabilidad neuronal que le puede suponer su condición. En este sentido, la terapia para la misofonía comprende herramientas varias.

Controlar la ansiedad frente a los sonidos desagradables es un punto clave del tratamiento, por lo que la terapia para el manejo de la ansiedad se considera un pilar. Este tratamiento psicológico para la misofonía involucra facilitarle al paciente las herramientas para que reduzcan su fobia a los ruidos para llevar a cabo sus actividades diarias.

La meditación es una práctica que puede servirle al paciente para reducir el estrés generado por los sonidos molestos. Es mucho más fácil aplicarla si ya forma de su estilo de vida, pero también se puede recurrir a ella como un nuevo elemento de su día a día.

Se puede hacer uso de la terapia cognitivo-conductual para lidiar con la misofonía. En el marco del tratamiento, esta terapia busca cambiar el comportamiento y los pensamientos que el paciente tiene sobre los sonidos que le generan malestar de manera que viva con ellos en relativa armonía.

Otro recurso utilizado para lidiar con esta sensibilidad auditiva es la sonoterapia, una pdseudoterapia que se basa en el uso de instrumentos musicales y voz para generar vibraciones sonoras que relajen al paciente, así como para sanar las partes del cuerpo afectadas por la misofonía.

Consejos para controlar la misofonía

Dado que la misofonía no es una condición común, es muy probable que el entorno del paciente considere que su reacción ante los sonidos cotidianos sea exagerada y fuera de lugar. En este sentido, es recomendable que comunicar el significado de misofonía a los allegados y las implicaciones que tiene para facilitar la convivencia.

Es importante también preservar las relaciones familiares y extra familiares para evitar la tendencia al aislacionismo que la misofonía puede causar. Esto puede lograrse a través de un esfuerzo conjunto del paciente con sus círculos sociales para reducir la dificultad que la convivencia tiene para él.

El uso de audífonos aislantes puede contribuir a la inserción del paciente en situaciones o lugares que le sean incómodos, como sitios con muchas personas hablando o con niños molestos. Los tapones para los oídos pueden cumplir también esta función, pero no debe perderse de vista que el uso de audífonos o de tapones no es recomendado en situaciones en que es vital para el paciente recibir información sonora, como clases, conferencias, etcétera.

Es preferible que el paciente acuda a un otorrinolaringólogo para confirmar sus sospechas de misofonía, además de para establecer un tratamiento acorde. En teoría, el otorrino es el especialista mejor calificado para ponderar la afección, por lo que consultar con él debe ser prioritario para el paciente.

Por último, el autodiagnóstico debe descartarse desde el principio dado que un cuadro de misofonía es susceptible a confundirse con la hiperacusia y/o con la fonobobia, lo que entorpecerá el tratamiento.

Famosos con misofonía

La misofonía es una enfermedad rara, pero en realidad son muchas las personas que la padecen, aunque la mayoría no sabe que se trata de un síndrome con nombre y apellidos. Entre las personas famosas con misofonía encontramos nombres tan conocidos como:

Kelly Osbourne

La hija del legendario Ozzy Osbourne, por curioso que parezca, es sensible a los sonidos. En la gala Woman of the Year de 2015 habló de su “sensibilidad a ciertos sonidos, en particular a los que hace otra persona al comer o beber”.

Misofonía: Kelly Osbourne
Kelly Osbourne.

En el programa Australia’s Got Talent, Osbourne se derrumbó después de un beatboxing improvisado de un voluntario del público, ya que no podía soportar los ruidos que hacía. La cantante se enteró de la existencia de esta patología gracias a su hermano Jack, quien le enseñó un artículo en una revista.

Melanie Lynskey

La popular actriz de la serie Dos Hombres y Medio dijo tiene problemas para soportar determinados ruidos, como los que se han al tomar sopa de fideos.

Misofonía: Melanie Lynskey
Melanie Lynskey.

Dice que la misofonía “es una afección cerebral que me impide comprender nada más a mi alrededor cuando escucho un ruido fuerte”. Afirma que su padre también era particular con el ruido y no sabe si es algo natural o tiene que ver con su infancia.

Natalia Oreiro

La actriz uruguaya Natalia Oreiro reveló en abril de 2020 que padecía de misofonía. En una entrevista mencionó cuáles son los sonidos que más le afectan. “El chicle para mí es el punto máximo, la lapicera también”.

Misofonía: Natalia Oreiro
Natalia Oreiro.

“Yo, por ejemplo, me subo a uno coche y si el señor que conduce está mascando chicle me pongo directamente auriculares”, subrayó. Según mencionó, los síntomas que padece son ansiedad, palpitación y sudor frío.

Franz Kafka

El famoso escritor de Metamorfosis tenía verdaderos problemas para encontrar la creatividad sin aislarse de los sonidos. Una de sus citas dice “necesito soledad para escribir, pero no como un ermitaño, eso no sería suficiente, sino como un hombre muerto”. 

Misofonía: Franz Kafka
Franz Kafka.

Según un artículo en The Ear Buddy, Kafka se quedaba despierto hasta tarde para empezar a trabajar a partir de las 10 de la noche y hasta las 6 de la mañana. Parece que encontró la fórmula para conseguir que su verdadera creatividad brillara trabajando mientras todos los demás dormían.


Preguntas frecuentes (FAQ)

Responderemos a continuación preguntas sobre la biodescodificación para la misofonía, los signos que indican si tienes la enfermedad, los tratamientos a los que puedes recurrir, y otras dudas.

» ¿Cómo se llama la fobia a escuchar comer?

Misofonía.

» ¿Qué es la misofonía?

Es una condición de intolerancia auditiva hacia determinados patrones de sonido, incluyendo aquellos producidos por el cuerpo humano en actividades como masticar, sorber, carraspear, silbar, bostezar, etcétera. También puede relacionarse a sonidos del entorno como relojes, alarmas, aparatos de aire acondicionado, y otros. Es un subtipo de sensibilidad auditiva junto con la hiperacusia.

» ¿Cómo saber si tengo misofonía?

  • Te estresas por los sonidos desencadenantes
  • Los sonidos desencadenantes te provocan irritabilidad y ansiedad
  • Puedes llegar a reaccionar agresivamente contra la fuente del sonido
  • Aislacionismo para evadir el ruido
  • Te incomoda o irrita mucho escuchar comer a una persona
  • Se tensionan tus músculos
  • Tu temperatura corporal sube por el sonido
  • Has dejado de ir a ciertos lugares por temor a los sonidos

» ¿Cómo se trata la misofonía?

  • Terapia para el manejo de la ansiedad
  • Terapia cognitivo-conductual
  • Sonoterapia
  • Meditación
  • Reeducación auditiva

» ¿Cómo se llaman las personas que hacen sonidos con la boca?

Las personas que sufren de tics vocales constantes padecen de Síndrome de Gilles de la Tourette, un problema que afecta el sistema nervioso central.

» ¿Por qué me molesta el ruido?

El ruido nos molesta porque es un sonido inarticulado, es decir, que no está ordenado de manera que sea agradable para el oído. El ruido también nos molesta si lo escuchamos a una intensidad muy alta, lo suficientemente para aturdirnos. El ruido también puede ser molesto si es indeseado para el momento actual.

» ¿En qué consiste la irritabilidad?

Es la respuesta adaptativa del organismo hacia un estímulo negativo del entorno. La irritabilidad permite que los seres vivos nos adaptemos y logremos sobrevivir al estímulo que nos amenaza. La irritabilidad puede ser ocasionada por cuestiones psicológicas y expresarse en acciones o reacciones hacia el estímulo en cuestión.


Como hemos visto, la sensibilidad auditiva asociada a la misofonía va más allá de una simple molestia hacia un cierto tipo de sonido. Es es una situación muy incómoda y estresante para el paciente, que puede limitar su vida social y su normalidad para evitar escuchar sonidos que le causen pánico. Sin embargo, a través de la aplicación de ciertas medidas y un esfuerzo conjunto con su entorno, una persona con misofonía puede limitar los efectos de la enfermedad y aspirar a un estilo de vida normal.

Referencias:

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 2

Contenido relacionado

Temas relacionados

Lo último

20 productos superventas con más de un 50% de descuento en la semana Black Friday de Amazon 2020

Listado de los productos más vendidos con mayores descuentos de la semana Black Friday de Amazon 2020: ➠80% ➠70% ➠60% ➠50%

Los mejores MBA en España: ranking 2020, programas y precios de los mejores másteres en las mejores escuelas de negocios

Ranking actualizado de los mejores MBA en España con precios y programas. Además detallamos los diferentes tipos de MBA que existen y cómo elegir el MBA más adecuado.

Las diferentes ayudas sociales en la alta Edad Media

Las formas de ayuda social hacia los necesitados han ido cambiando según la época. Estas son las ayudas que existían en la Edad Media…

Entretenimiento en casa: cómo divertirse en casa con actividades, juegos y hobbies para niños y adultos

¿Cómo Divertirse en Casa? Descubre más de 60 ideas de entretenimiento en casa: Actividades, juegos y hobbies para niños y adultos.

El Papa Luna: vida y milagros de Benedicto XIII, el antipapa que desafió a la Iglesia

Vida, milagros y curiosidades del Papa Luna –Benedicto XIII–, pontífice aragonés y hereje que se enfrentó a los grandes poderes de su época.

Los «funnies»: los graciosos carros blindados del ejército británico

La imaginación en una guerra es parte de la estrategia. En desembarco de Normandía se tradujo en los ‘funnies’, unos originales blindados tuneados.

Lo más visto de la semana…

Megan Fox: cómo una niña que sufría bullying se convierte en la actriz de Hollywood más deseada

Megan Fox es una bella mujer que ha logrado dejar atrás su complicada infancia para convertirse en una respetada actriz ganadora de varios premios…

La biblioteca de libros raros más grande del mundo esconde 3 ejemplares únicos de incalculable valor

La Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos es la más grande del mundo y acoge piezas de incalculable valor, como estas…

Cómo ser hacker desde cero. Guía completa, consejos y recursos para principiantes

¿Quieres saber cómo ser hacker desde cero? ◎ Guía completa con ◉ Información ◉ Consejos ◉ Recursos para principiantes aspirantes a hacker…

200 frases motivadoras famosas que harán que quieras comerte el mundo

Frases motivadoras famosas que han hecho que millones de personas hagan realidad sus sueños. La inspiración que necesitas para cambiar tu situación…
00:12:07

Los 10 tatuajes más increíbles de los famosos y sus significados

Los famosos han desarrollado un gusto muy particular por los tatuajes. Aquí te dejamos los 10 tatuajes más increíbles y asombrosos de las celebridades…

Estas son las marcas de ropa más caras del mundo

Ciudades como París, Londres, Milán y Nueva York son los mejores escaparates de las marcas de ropa más caras del mundo. Te contamos cuáles son y cuánto facturan

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre