5 errores que debes evitar si vas a pedir un préstamo online

Existe un gran desconocimiento sobre múltiples operaciones financieras que pueden perjudicar gravemente nuestra estabilidad económica. Los préstamos y créditos online, cuya demanda se ha ido acrecentando considerablemente, deben considerarse con sumo detalle. A fin de evitar tropiezos, cabe recalcar distintos errores típicos en el delicado momento de solicitar préstamos al instante.

 La importancia de una buena información

Son muchos los motivos por los que una persona, o incluso una entidad, puede acabar mostrando síntomas de falta de liquidez. Especialmente en el día a día, la ausencia de capital suficiente para cumplir con las obligaciones económicas es una antesala al endeudamiento. Ello puede traducirse en distintas dificultades de corte económico, como lo es pagar las letras del coche, el alquiler o los impuestos. Y si bien pedir un préstamo a un banco a menudo se convierte en una peliaguda odisea, existe una práctica solución que halla su hábitat en la entraña de la red: los créditos online.

Los créditos online funcionan como un préstamo ejecutado mediante una plataforma virtual, como Kreditiweb, con el que obtener dinero rápidamente. A través de un sistema de comparación entre entidades bancarias, es fácil dar con, por ejemplo, un préstamo de 600 euros con el que saldar pagos y deudas en proceso. En este sentido, y bajo pequeñas cantidades, la virtualidad permite acceder a préstamos de forma segura y personalizada. Acelerando la recepción de una cantidad determinada de dinero con el que pasar el mes más holgadamente.

Sin embargo y debido a la facilidad en la tramitación urgente de un préstamo, es muy fácil caer en ciertos errores que pueden traernos de cabeza en un futuro. Conocer en profundidad toda información respecto a la actividad financiera que vamos a realizar es de vital importancia. Con especial mención al hecho de que pedir un préstamo normalmente implica carecer de liquidez suficiente como para enfrentarse a otra deuda más. El abanico de estos posibles errores en un préstamo online pueden resumirse en dos categorías: errores de índole económica y de naturaleza burocrática

Números: Errores de plazo, interés y cantidades

Uno de los errores más frecuentes en los préstamos online es creer que el dinero cae del cielo. Debemos tener en cuenta que el dinero prestado está ligado a un plazo de devolución y sujeto a un tipo de interés. Por lo tanto, es preciso no abarcar más de lo debido y ceñirse al dinero justo, la cantidad necesitada. Es preferible solicitar un crédito de 100 euros que pretender volar más alto con el fin de obtener un dinero extra más para caprichos. El refranero popular ya lo dice: la avaricia rompe el saco.

De la solicitud de un crédito se espera cumplir con un plazo de devolución coherente, es decir, acorde a los fondos de los que se dispone. Son más convenientes los plazos cortos, dado que a mayor tiempo de plazo, mayor interés bancario. Es un gran error no tener en cuenta este punto, pues no resolver la devolución en el plazo acordado puede acarrear distintos problemas de índole legal. Así como comprometer nuestra propia liquidez y sumar más pagos entrando en un círculo vicioso. Como nota mental: no recurrir a más préstamos para saldar la deuda de éstos.

Un tercer error nace de la llamada “letra pequeña”, y no tan pequeña, que muchos se empeñan en ignorar: el interés del banco. La entidad bancaria ha cedido un dinero a una persona dispuesta a devolverlo. Pero, claro está, dicha operación de confianza tiene unos costes. El interés es la cantidad de dinero sumada a la de devolución que el banco recibirá por sus servicios. Cada tipo de préstamo conlleva un interés concreto. Y aunque existen entidades cuya interés en la primera solicitud de crédito es gratuito, no debe jamás pasar por alto este detalle.

Letras: Errores de necesidad y burocracia

El súmmum de los errores típicos en cualquier operación, incluso ya bien lejos de la específicamente financiera, radica en el papeleo. Aunque ello está bajo una gran obviedad, es preciso leer todas las condiciones de un préstamo. Está claro que es una gran solución a la falta de liquidez, pero todo acto financiero tiene unos requisitos y unas consiguientes consecuencias. Desconocer los detalles respecto a lo que vamos a firmar es un error inadmisible. De ello dependen, en suma, todas las condiciones y parámetros mediante los que se efectuará el préstamo.

Por último, y evidentemente, cabe hacerse una pregunta: ¿es realmente necesario solicitar un crédito? En algunos casos, normalmente cuando la cantidad de dinero es alta, es preferible optar por una póliza de crédito. Dicho sistema funciona como una hucha de financiación entre banco y cliente. Y dependiendo de la naturaleza y el motivo del dinero que quiere solicitarse, es una decisión más acertada. En este sentido, en las pólizas de crédito sólo se paga interés por el dinero utilizado, no por el total del crédito concedido. Con un año como plazo de devolución común.

Teniendo todos los factores comentados en cuenta, solicitar un crédito online se convertirá en una operación sencilla y segura. Es perfectamente normal que las especificaciones de una actividad financiera amedrenten un poco. Y es por ello preciso tener en cuenta los posibles errores cometidos durante su proceso. Una vez sopesado el préstamo, leyendo en detalle todo lo que a ello incumbe, ya sólo queda solicitarlo y beneficiarse de la fórmula.

¿Cómo funciona un préstamo online?

Conocidos los errores, es momento de solicitar nuestro préstamo online. Su uso es casi idéntico al de un préstamo corriente, aunque llevado a cabo mediante Internet. Una opción es acceder a las webs de distintas entidades bancarias a fin de consultar los requisitos y limitaciones de cada crédito según cada banco. Pero con el propósito de ahorrar tiempo, los comparadores financieros como Kreditiweb disponen de tablas de comparación y filtros de búsqueda con los que dar con el más adaptado a nuestras necesidades.

Los préstamos rápidos son los más solicitados. Se trata de un crédito que se obtiene a gran velocidad, sin un análisis de nuestro perfil financiero y siempre que la cantidad de dinero sea pequeña. Esto es así a fin de asegurar que quien solicite el préstamo devolverá el dinero en el plazo acordado. Sea como sea, queda claro que los préstamos online son una buena solución contra la falta de liquidez. Eso sí, siempre, y como ley labrada en piedra, sin cometer ningún error y a favor de una vida más estable y tranquila.

Calificación: 0/5 (0 votos)