martes, 28 junio 2022 |

Actualizado a las

22:42

h CEST

30.3 C
Madrid

5 consejos para ser persuasivo al escribir

Puntuación media: 0 | Votos: 0

Si se ha intentado alguna vez, se sabrá que escribir un texto persuasivo para un correo electrónico o un anuncio es muy diferente a hacerlo para un blog u otro tipo de publicación. Tanto si se quiere invitar a la gente a un evento como seducirla con una oferta de producto o servicio, conocer algunas pautas básicas sobre este tipo de redacción puede ayudar a conseguir tus objetivos.

Estos son los 5 consejos que debes seguir si quieres aprender cómo ser persuasivo al redactar un texto:

1.- Tener claras las ideas

En primer lugar, hay que pensar. No hay que poner límites a lo que llegue de inspiración. Lo recomendable es preparar un borrador con los puntos clave, pues esto ayudará a estructurar el mensaje.

Esta estructura ayudará a establecer lo que se quiere decir por orden de importancia, a quién va dirigido el mensaje, las motivaciones que tendrá el lector para leerlo, cómo comunicar las ideas, saber qué decir y qué no decir.

Tener las ideas claras contribuye, además, a escribir titulares que atraigan a los lectores, pues estos tienen fuerza para llamar la atención.

Para esto hay algo que se conoce como el esquema AIDA (Atención Interés Deseo Acción).

2.- Escribir párrafos de no más de 32 palabras

Si tienen más, el lector se cansará y abandonará. Las oraciones compuestas por 8 palabras son las ideales y más fáciles de leer y comprender. No se deben usar las oraciones subordinadas.

Los párrafos deben contener un solo argumento o idea porque el lector sólo recordará una o dos de las razones de persuasión expuestas.

3.- Cambiar las palabras largas por las cortas

Se debe considerar un lenguaje sencillo. Se trata de un texto en el que se desea convencer a alguien de algo y no de demostrar que quien escribe es un erudito.

También es conveniente evitar los verbos pasivos. Así quedará claro el mensaje que se quiere transmitir.

4- Enumerar los puntos y dividir el contenido

Si un lector ve que debe ver ocho puntos o partes de un texto, los leerá con más facilidad y rapidez. Los intertítulos y las enumeraciones con viñetas o números hacen más fácil la lectura, sobre todo para quien dispone de poco tiempo para ella.

5.- Ser creíble

Se quiere vender, no distraer. Por tal motivo, hay que ser siempre veraz y respetuoso en todo momento con las personas a las que se les dirige el texto. Para ser creíble, por otra parte, se debe escribir la verdad.

Esto hay que considerarlo mucho sobre todo hoy en día, cuando es fácil decir cualquier cosa en medios digitales, portales webs y redes sociales.

Sin embargo, el hecho de ser creíble no quita la parte de la curiosidad y la intriga o sorpresa. Un texto aburrido, ya sea en su contenido o en su estilo, no mantendrá la atención del lector.

Debe tener ritmo, claridad, sustancia e intrigar al lector. También tiene que contener beneficios o noticias, o resolver un problema del lector.

Se debe dejar que el texto descanse toda la noche y volver a revisarlo al día siguiente y refrescar las ideas. Esta es la mejor manera de ver los errores. Por tanto, reescribir es esencial para escribir bien.

Conclusión

Un texto persuasivo es aquel que invita o incluso convence a los lectores para que adopten una determinada postura, realicen una determinada acción o simplemente piensen de una manera determinada.

Conseguir este objetivo se logra apelando a las emociones y sensaciones del receptor, es decir, a la parte menos racional y lógica del mismo.

Los textos persuasivos utilizan siempre la función apelativa o incoativa del lenguaje para persuadir al receptor. Sin embargo, su eficacia o la capacidad de influir en los demás como lectores depende de muchos factores, tanto específicos como lo son los recursos persuasivos del texto, así como los circunstanciales o lo que se refiere al público al cual se dirige el mensaje y en qué circunstancias concretas.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre